Todo parecía un guión de Hollywood, de esos que tanto les agradan en el deporte a nuestros vecinos del Norte, Super Bowl 50, “el Super Domingo de los Super Domingos”, en casa de los San Francisco 49ers, odiado rival de los Dallas Cowboys, en medio de una época dominada por franquicias recientemente ganadoras, ¿Qué falta? un toque melancólico, un ganador de la vieja escuela, un olor a vintage, ese fénix renacido eran los Dallas Cowboys.

Pero llegaron los Giants y los Eagles y todos sabemos qué sucedió, hoy en día después de 2 semanas y a pesar de su récord invicto contra rivales divisionales, sus grandes golpes por lesión dejan un panorama nebuloso, pasando de ser un contendiente a solo sobrevivir esperando que sus playmakers vuelvan.

Así de rápido te cambia el clima en la mejor Liga del Mundo, ese es su encanto especial, ¿Qué sigue para los Cowboys? ¿Peleará por llegar a San Francisco?