Lo bueno

Uruguay no debe ser demeritado

Muchos me lo tenía en segundo plano porque estaba venciendo rivales “muertos” por la mínima y con poco fútbol, pero hombre, de cuándo acá los charrúas juegan a demoler equipos, por el contrario, tienen garra y mucho carácter para sobrellevar los juegos y sacar la renta.

Hoy el equipo de Tavarez está de líder del Grupo A y se ha despachado al anfitrión, evadiendo así el cruce ante España, y siendo ligeramente favorito para eliminar a Portugal con todo y su Cristiano.

Uruguay es una severa amenaza, que nadie los descuide.

El VAR sigue con todo

Cierre cardíaco en el Grupo B, en el cual, la tecnología tuvo injerencia directa para bien -eso creo-.

De entrada se le estaba anulando un gol legítimo a España, el cual se corrigió a tiempo para darle el empate que terminó situándolos en la cima del sector gracias a la combinación de otra acción de video assistant referee a varios kilómetros de distancia, ya que le concedió un penal polémico a Irán en el cruce vs Portugal para el empate.

Penales, goles anulados e infracciones fuertes, esa ha sido la labor de la tecnología en Rusia 2018, y vaya que está modificando nuestro deporte para bien.

Lo malo

Marruecos se va por lo alto… pero se va

En términos generales, Marruecos ha dejado muy buenas sensaciones, con un futbol dinámico y muy interesante, lo único que les faltaba era meterla, y vaya, en qué partido vino a suceder, ante al favorito del grupo, a quien le ha dado un gran susto a pesar de ya no jugarse nada.

Marruecos se colocó dos veces arriba del marcador, y lo hizo bastante bien, exhibiendo las carencias defensivas del gigante rojo y dejándoles muchas dudas para la siguiente fase.

Lo único malo de esta bella historia es que no les alcanzó para avanzar. Me pregunto cómo la habrían pasado de estar en otro grupo.

España se desinfla

De más a menos el equipo español en esta Copa del Mundo. De protagonizar el mejor partido del mundial a padecer ante rivales que, en teoría, eran inferiores. Nada más basta con ver el rostro de Fernando Hierro cuando les clavan el segundo gol los marroquíes, de verdadero espanto.

Y es que España sigue acusando sus mismas dolencias, tener mucho la pelota pero no saber qué hacer con ella, y peor aún, la línea defensiva dejó claro que no es tan confiable.

Todo esto aunado a la inexperiencia de Hierro, dejan un panorama complicado, tal vez no contra Rusia, pero sí a la hora buena.

Salah con las manos vacías

Mi deidad, Mohamed Salah, ha abandonado Rusia, y lo ha hecho de mala forma, como el peor equipo del grupo, con cero unidades, y apenas un par de goles que sirvieron de nada.

Si me hubieran contando hace unas semanas que esta historia fantástica terminaría así, no me lo habría creído, en especial porque el grupo parecía más accesible de lo que fue en realidad para los africanos.

Es una pena que no lo hayamos podido ver durante los tres partidos y en plenitud de capacidades. Ojalá se levante de esta.

Lo feo

Irán merecía más

Lo feo de este día se lo llevo el equipo más inesperado, Irán, en especial por la forma en que queda eliminado.

Con más ímpetu que técnica individual y con un ruidero tremendo en las tribunas por sus trompeta, Irán se regresa a casa con la boca sangrando, ya que estuvieron a nada de hacer un milagro y dejar fuera a Portugal, de hecho, sólo unos centímetros los separaron de la histórica clasificación.

Pero no sólo lo hecho hoy es de llamar la atención, sino la manera en que soportaron los partidos anteriores y de que también se quedaron cerca de darle un susto a España.

Lo que ha conseguido Carlos Queiroz al frente del cuadro asiático es interesante, pero sabemos que el fútbol no se toca el corazón y al final no les sirvió para mucho.