Betway MX Sports $3000 banners

James Harden está teniendo otra temporada increíble con los Houston Rockets. Sus números hablan por sí solos: promediando 35.4 puntos, 8.5 asistencias, 6.3 rebotes y 2.0 robos de balón por partido, para nadie es una sorpresa que Harden pareciera estar nuevamente a la cabeza del MVP.

Gran Racha

“The Beard” como es conocido popularmente por su barba tan característica, tiene 18 partidos consecutivos con más de 30 puntos en cada uno de ellos, superando a Kobe Bryant quien se quedó en 16. Por si fuera poco, en el último partido ante los Nets (se extendió hasta T.E.), Harden anoto 58 puntos, y a pesar de esa cantidad, los Rockets perdieron el partido.

Sumados a los 57 que anoto ante los Grizzlies el pasado lunes, parece que la capacidad anotadora del base de los Rockets no tiene tope.

Y es que además de los números, Harden ha tenido que echarse al equipo en sus hombros, pues las lesiones de Chris Paul y más recientemente, Clint Capela han obligado al base a cargar con el equipo prácticamente solo, lo cual solo hace más grande su alto rendimiento dentro de la duela. A pesar de que en el ultimo duelo ante los Nets, Eric Gordon y P.J. Tucker ayudaron un poco a su compañero, esa no ha sido la constante.

Aporte individual

Al inicio de la temporada, parecía que Giannis Antetokounmpo era el favorito de la afición para llevarse el MVP, pues el griego ha tenido una temporada memorable que tiene a los Milwaukee Bucks en el primer lugar del Este. Sin embargo, es importante señalar que Antetokounmpo ha tenido gran ayuda de sus compañeros (Khris Middleton, Malcom Brogdon e incluso Eric Bledsoe). Y eso es algo con lo que Harden no ha contado.

Para ponerlo en contexto: el último enfrentamiento entre Rockets y Bucks se lo llevaron los de Milwaukee a domicilio. En ese partido, Harden encesto 42 puntos, mientras que Antetokounmpo hizo lo propio con 27. ¿La diferencia? El aporte colectivo. A los 27 puntos del griego, se sumaron 24 más de Brogdon  y 15 de Middleton. Del otro lado, Harden estuvo prácticamente solo, pues unicamente Capela pudo ayudarle con 18 puntos.

Del lado de los Bucks, 6 jugadores tuvieron al menos 10 puntos (4 titulares y 2 de banca) mientras que del lado de los Rockets 4 fueron los jugadores con más de 10 puntos (solo 2 titulares). Eso habla un poco del naufragio en el que se encuentra Harden y el porque debería ser considerado como el principal candidato para el MVP (galardón al rendimiento individual).

Un inconveniente para Houston

Tener a Harden en tu equipo es una bendición completamente. Sin embargo, Harden promedia 37.3 minutos por partido, una cantidad demasiado alta para un jugador que ofensiva y defensivamente juega al 100 % en cada jugada, y aunque apenas estamos a mitad de temporada, de cara a los Playoffs, ese desgaste físico puede pasarle factura como ha ocurrido en los últimos años.

Harden está trabajando más que nunca para mantener a los Rockets en la parte alta del Oeste, y eso puede ser una mala señal.

Si Harden llega a mediados de abril o principios de mayo, al mismo ritmo, la temporada de Houston acabara pronto.

En las ultimas 3 series de Playoffs de los Rockets, Harden anoto más de 40 puntos en cada Partido 1 de esas series y promedio 58 % en tiros de tres puntos. Sin embargo, esto solo en el Partido 1, que es cuando llega con más tiempo de descanso (al menos 3 días). Cuando se llega el momento de encarar los demás partidos (1 o 2 días de descanso) su promedio en tiros de tres puntos disminuye hasta 23 %.

Algunos podrán decir que son solo estadísticas, y que estas no lo dicen todo. Pero sí dan una muestra del rendimiento decreciente de Harden en los Playoffs, y gran parte de ello es debido al desgaste físico al que es sometido durante la temporada regular.

Conclusión

De manera personal, creo que Harden obtendrá su segundo trofeo de MVP lo cual significaría ponerlo en una vitrina que pocos jugadores han conseguido.

En pocas palabras los números que esta marcando son simplemente de otro planeta para un jugador que físicamente no es tan dotado como LeBron James o Russell Westbrook. Sin embargo, la carga de trabajo para él esta siendo agotadora.

Sobrecargar a Harden en estos momentos solo es cavar su propia tumba para los Rockets de manera premeditada, pues lo necesitarán en mayo cuando comience la verdadera batalla. Si los Rockets quieren realmente pelear el título, necesitaran menos de The Beard en estos momentos.