En los últimos días se ha hablado del nuevo pleito legal entre Jorge Vergara y Francisco Cárdenas; el primero, expresidente de Club Deportivo Guadalajara S.A. de C.V; el segundo, presidente de Club Deportivo Guadalajara A.C.

El combate ha cobrado tintes épicos al grado de suponer que una resolución a favor de Cárdenas significaría que Jorge Vergara perdería al equipo. ¿Existe realmente esa posibilidad? Un análisis nos dará la respuesta.

Quién es quién: un poco de historia

De Francisco Cárdenas ya escribimos una vez. De 1993 a 2003 rentó el equipo a la Promotora Deportiva Guadalajara, a cargo de Salvador Martínez Garza. Es increíble cómo los acontecimientos de aquel tiempo se parecen a lo que ha ocurrido con Chivas en los últimos cinco años.

Después de armar un equipo campeón con las denominadas: “Súper Chivas”, la promotora se vio escasa de dinero y desmanteló al equipo, trayendo malos resultados y poniéndolo en riesgo de descenso. Es exactamente la misma historia que podemos contar de cinco años para acá.

En aquella crisis llegó Jorge Vergara, quien logró convencer a 250 socios que formaban parte de Club Deportivo Guadalajara A.C. para que le vendieran su participación y se volviera el socio mayoritario; con eso hizo Club Deportivo Guadalajara S.A. de C.V.

Una batalla de larguísimo aliento

En 2006, Francisco Cárdenas, junto con otros miembros de la asociación civil que no vendieron su participación, intentaron anular dicho cambio en tribunales. En 2010 consiguieron que les restituyeran los derechos de marca de Chivas.

Esto significaba que Jorge Vergara no podía lucrar con mercancía que tuviera el logotipo, los colores y el nombre de Chivas. ¿Se acuerdan cuando al señor se le ocurrió cambiar el logotipo de Chivas? Esto fue seis meses antes de que le quitaran los derechos de marca.

Dos años después le regresaron los derechos de marca a Vergara. Francisco Cárdenas se volvió a inconformar y apenas el 10 de julio de 2019 habrá una nueva resolución.

¿En realidad los Vergara podrían perder el equipo?

El pleito por derechos de marca no es nuevo. Hace apenas dos años el Puebla pasó por lo mismo. Ricardo Henaine, exdueño de los camoteros, dijo ser dueño de las marcas del equipo por lo que se enfrascó en un pleito legal con los López Chargoy (dueños en aquel entonces de la escuadra).

La victoria fue para Ricardo Henaine. Sin embargo, esto no significó que los López Chargoy fueran despojados del equipo. Lo único que ocurrió fue un rebranding, es decir, utilizaron un nuevo logotipo y pasó de Puebla FC a Club Puebla.

Lo mismo podría hacer Jorge Vergara en caso de que le quiten los derechos de marca: hacer sus propias Chivas Rayadas de Vergara o alguna otra vulgaridad propia de su mente empresarial. De hecho, hace unas semanas trascendió que en las juntas de dueños de la Federación Mexicana de Fútbol, Jorge Vergara no iba como dueño de las Chivas sino «como representante de Omnilife México».

Debido a que están en juego los derechos de marca, la posibilidad de que Jorge Vergara (o todo su clan) pierda al equipo es mínima, por no decir casi nula.