Se llevó a cabo WWE Extreme Rules en Pittsburgh, Pennsylvania, hogar del actual gerente general de RAW, el héroe olímpico, Kurt Angle, con la ausencia de Brock Lesnar y un cartel medianamente atractivo.

Este redactor centró su atención en tres duelos específicos: Jeff Hardy vs Nakamura; AJ Styles vs Rusev y Dolph Ziggler vs Seth Rollins. ¿Qué pasó en ellos; por qué esos y no los demás? El análisis.

extreme rules

Nakamura, nuevo monarca de Estados Unidos

Esta batalla prometía ser un gran duelo por la calidad de Jeff Hardy y Shinsuke Nakamura; desgraciadamente el WWE United States Championship cambió de manos de una manera fugaz y sin emoción.

Semanas atrás, Jeff Hardy recibió críticas por haber conducido ebrio y no recibir una sanción de la empresa, al punto de ni siquiera quitarle el campeonato de Estados Unidos.

Nakamura, por su parte, no pudo enfrentarse al Enigma debido a que un perro lo mordió ahogando el duelo estelar que ambos tenían pactados de SmackDown Live.

¿Lo acontecido en Extreme Rules fue una manera de poner los puntos sobre las íes?, es decir, ¿le lanzan un mensaje a Hardy de que se comporte mejor y compensan a Nakamura por la mordida recibida? Por los menos las circunstancias embonan.

Lo mejor fue el regreso de Randy Orton, quien en abril todavía era el Campeón de Estados Unidos, sin dejar claro contra quién se enfrentará: ¿será Hardy o Nakamura?

No le conviene enfrentarse Nakamura. Recordemos que Randy Orton es enemigo mortal del “strong style”, es decir, no soporta que le peguen de verdad.

Ahí está el caso de Ken Kennedy, quien dejó caer de espaldas al otrora “Asesino de Leyendas”, desatando su ira y diciendo a la empresa que no quería volver a trabajar con él. ¿Resultado? Corrieron a Kennedy.

¿Qué le espera a Randy Orton enfrentándose a Nakamura, el “Rey del Strong Style”? Un punto a favor de Orton es que el japonés se ha sabido “domesticar” al estilo WWE.

Vale la pena mencionar que Shinsuke Nakamura es apenas el tercer japonés en tener el WWE United States Championship en 23 años; el último fue Tajiri en 2001 y de ahí hay que remontarse hasta 1995, en los tiempos de la WCW, cuando, en un evento con la NJPW, Kensuke Sasaki se llevó el cetro.

¿Por cuánto tiempo será campeón AJ Styles?

AJ Styles es el luchador en activo poseedor del WWE Championship con el segundo reinado más largo (251 días), sólo atrás de John Cena (cuyo máximo récord es 380 días, en aquel execrable reinado de 2006 que motivó a este redactor a dejar de ver WWE durante nueve años).

Rusev es uno de los talentos de SmackDown Live que más mercancía vende y es merecedor de las más ruidosas ovaciones del respetable. Enfrentar a AJ Styles sin perder su popularidad era todo un reto.

Su encuentro contra “El Fenomenal” fue muy interesante pues no es común que WWE enfrente a dos técnicos; es muy bien conocida la popularidad de este último, por lo que el cambio de campeonato era posible.

La lucha tuvo un muy buen ritmo. Quizá por la falta de expectativas brindó más de lo que todos esperábamos. La victoria de Styles no significó una tragedia para Rusev, pues perdió debido a un error de Aiden English, de quien se sigue rumorando una posible traición.

Con el recién contrato de televisión adquirido por parte de la cadena Fox, WWE se comprometió a hacer de SmackDown Live su marca insignia, después de 25 años teniendo a RAW como su show principal.

¿Mantendrán a AJ Styles como su campeón o darán un giro? Esta semana será clave pues veremos a quien podría ser el rostro de la marca en los próximos meses.

AJ Styles tiene todo para seguir siendo la estrella principal, lo único que le falta son rivales que lo lleven al máximo. Urge encontrarle un rival a AJ Styles de cara a SummerSlam. Shinsuke Nakamura demostró no estar a la altura.

Extreme Rules terminó como un buen partido de fútbol

Fue muy curioso que el cartel de Extreme Rules haya terminado con un duelo por el WWE Intercontinental Championship y no por el WWE Championship.

Peor aún: qué desgracia que Brock Lesnar no haya estado para defender el WWE Universal Championship, esa es la razón por la que no se puede comparar al longevo reinado CM Punk, pues éste siempre fue un talento activo, no guardado.

De cualquier manera, este combate demostró que Seth Rollings debió ser elegido por WWE para ser el rostro de la empresa y no el incomprendido Roman Reigns.

La estipulación de Iron Man Match le añadió un toque bastante interesante a la pelea; en dicha modalidad, gana el gladiador que consiga mayores rendiciones y conteos en determinado tiempo.

Como si se tratara de un partido de Liguilla, Seth Rollings consiguió poner el marcador 3 a 0; pero en un parapadeo Dolph Ziggler le dio la voltereta 4 a 3.

El público jugó su parte contando al unísono los últimos diez segundos de los 30 minutos que duró la batalla, algo que fue tomado a mal por Rollings.

Es una pena que haya gente ofendida cada que el público expresa su aburrimiento centrando su atención en otra cosa que no sea la lucha, pero lástima por ellos.

WWE Extreme Rules cumplió con buenas peleas; pero quedó demostrado que la empresa sólo tiene de dos sopas: dar todavía mejores combates o tragarse la opinión del incensurable monstruo de mil cabezas.