Selección Mayor

mexicochgio

No nos gusta escuchar la palabra fracaso. Si nos apegamos a la lógica, era bastante complicado que México eliminara a Brasil o a Italia de la Copa Confederaciones. No nos molesta el hecho de que se haya perdido. Lo que nos molesta es la imagen que se dio. Cuando México tuvo la oportunidad de mostrar su crecimiento prefirió esconderse en su escudo de mediocridad,  encerrándose atrás para evitar una goleada.

Al final, se perdió con quien se tenía que perder y se le ganó a quien se le tenía que ganar, pero no deja de ser un fracaso. Los dirigidos por José Manuel de la Torre tienen que trabajar demasiado, porque en un año se viene el Mundial. México estará en Brasil 2014, no por desempeño en la cancha, sino porque está en la zona futbolística más pobre.