Betway MX Sports $3000 banners

Se llevó a cabo este 25 de marzo: Strong Style Evolved, evento de la New Japan Pro Wrestling en Estados Unidos que marcó un nuevo récord para la compañía nipona al agotar sus boletos el mismo día que salieron a la venta.

Esto es una fuerte llamada de alerta para la WWE, pues NJPW demostró que sí tiene músculo con el cual competir; su poder de convocatoria fue comprobado.

El evento ofreció grandes encuentros a partir de la mitad del cartel, llevando las emociones en ininterrumpido ascenso que al menos a este redactor sorprendió gratamente.

Estos son cinco momentos destacados que nos dejó Strong Style Evolved de la NJPW, en Long Beach, California.

5. Cody destruyendo al Bullet Club

Es interesante el papel que está adoptando Cody ahora como líder vitalicio de lo que queda del Bullet Club; todo parece ser parte de un plan para intentar superar a los anteriores líderes de la facción.

La lucha que tuvo en Strong Style Evolved demostró que es sumamente odiado, incluso en su propio país; su actitud hacia la derrota de los Young Bucks lo hizo todavía menos popular entre el respetable.

Cody organiza junto con los hermanos Jackson un muy anticipado evento denominado: All In, que intenta ser uno de los shows más destacados del año de la escena independiente.

Con el perfil que está armando de rudo extremadamente odiado, es probable que su evento All In llegue a tener más resonancia de la que se había pensado jamás.

4. La confirmación de Testuya Naito como ídolo

Este redactor se vio sorprendido por el increíble recibimiento positivo que el líder de Los Ingobernables de Japón recibió por parte del público norteamericano.

El detalle se volvió más relevante porque se enfrentó a un cuarteto liderado por el mismísimo Hiroshi Tanahashi.

¿Por qué es relevante? No olvidemos que años atrás (en 2014) la popularidad de Naito era tan baja que el público votó para que no estelarizara Wrestle Kingdom 8, poniendo en su lugar a Tanahashi.

No cabe duda que un encuentro entre Chris Jericho y Testuya Naito habría llenado un recinto más grande que la Walter Pyramid de Long Beach.

3. Will Ospreay retando a Rey Mysterio

Originalmente el cartel iba presentar un mano a mano entre Rey Mysterio y Jushin Thunder Liger; pero el Rey del 619 sufrió una lesión en un bícep que lo marginó de la contienda.

Rey Mysterio se presentó para ofrecer disculpas personalmente a todo el respetable y prometió que luchará en el ring de la NJPW sin cerrar la posibilidad de encontrarse con Jushin Thunder Liger en el futuro.

En su lugar entró Will Ospreay, quien cumplió con los cánones de: “en caso de no presentarse un luchador, se presentará otro de igual peso o categoría”.

La victoria del británico lo motivó para retar a Rey Mysterio por el IWGP Junior Heavyweight Championship, en un duelo que indudablemente es más que antojable.

2. La victoria de Zack Sabre Jr. contra Okada

El combate de parejas entre Kazuchika Okada y Tomohiro Ishii contra Minoru Suzuki y Zack Sabre Jr. evidenció la complejidad que es enfrentar al ganador de la New Japan Cup.

Se notó claramente que a Okada se le dificulta el estilo del británico, quien se mostró muy escurridizo impidiendo que el campeón de la NJPW le aplicara algún impacto.

Por mucho que intentaron unir esfuerzos Okada e Ishi, Minoru Suzuki y Zack Sabre Jr. fueron más tanto a nivel grupal como individual.

Aunque Zack Sabre Jr. no rindió a Okada sino a Tomohiro Ishii para llevarse la victoria, durante la contienda el campeón nunca pudo zafarse del británico.

Esto prende los focos de alerta de cara a lo que veremos en Sakura Genesis; Okada tendrá que reinventarse si no quiere que Zack Sabre Jr. lo exhiba en su combate titular.

1. El combate de los Golden Lovers contra los Young Bucks

¿Cómo hacer una intrascendente lucha de parejas en un verdadero encuentro estelar? A partir de un intenso intercambio de castigos y poniendo la moneda en el aire todo el tiempo.

Fiel a las buenas luchas, la victoria pudo estar para cualquiera. Aunado a eso, el combate añadió un interesante dramatismo al final.

Kenny Omega no se sentía cómodo atacando a sus antiguos compañeros; el mismo Kota Ibushi tuvo que hacerlo recapacitar y con muecas de insatisfacción terminó ganando.

Para ser una simple pelea donde no había nada en juego, el combate estuvo muy por encima de lo que el cartel sugería. Casi se terminaron el tiempo límite.

Fue la única batalla que desató los gritos de: “this is awesome!” y “holy shit!“, culminando con aplausos de pie por parte del monstruo de mil cabezas.

No fue sólo la novela del fin de Bullet Club, también fue el extraordinario nivel mostrado por los cuatro gladiadores lo que hizo esta batalla una digna de estelarizar Strong Style Evolved.