Mucho se ha criticado la fecha FIFA de septiembre para el TRI, que si amistosos moleros, que porque no hay DT en turno, que la lista no la armó el Tuca y tal; peor aún, después de la goleada tremenda de Uruguay y que algunas de las “figuras” mexicanas ya están de vuelta en sus clubes europeos.

Con todo esto, la emoción por ver el “Clásico de la CONCACAF” puede irse mermando, por lo mismo, creo que debemos repasar varias razones para lanzarse a ver el partido después de la jornada laboral.

Hegemonía USA

Después de un buen rato de dominio estadounidense, la balanza se ha emparejado para el TRI en términos generales y duelos oficiales, pero ojo, los numeritos dicen lo contrario en partidos amistosos, arrojando una cifra que en lo personal me sorprendió, y es el hecho de que México no le ha pegado a los “gringos” en duelos de exhibición desde hace mucho tiempo, para ser más precisos, la última victoria mexicana en amistosos data de 1977, cuando les pegaron 3-0 en el ya difunto Tecnológico de Monterrey. De ahí para acá, puros empates y derrotas para el conjunto tricolor.

¿Será que vemos historia este martes?

Jóvenes, jóvenes, jóvenes

A pesar de la goleada del viernes, hay varios muchachos que no defraudaron ante Uruguay, y que debido a las bajas, seguramente serán titulares indiscutibles del XI de Ferretti. Nombres como los de Lainez, Alvarado, Guzmán o González tienen el platillo servido para brillar y seguir aumentando su valor como futbolistas, además, seguramente habrá visores siguiendo el duelo, y en una de esas se concreta algo para la próxima ventana de fichajes, nunca se sabe.

Ahora, tampoco todo es verde, del lado estadounidense también hay nombre interesantes, como el hijo del mítico George Weah, Timothy, que ya ve minutos en el PSG y está llamado a ser el próximo “9” de las barras y estrellas. Si bien se extrañará ver el futbol exquisito de Pulisic, habrá que poner atención en el joven del Schalke, Weston Mckennie, o el recién llegado a Holanda, Novakovic, quien ya vacunó al PSV hace unos días en la Eredivisie y con 21 años tiene un futuro interesante.

¡Es un clásico!

Ya sea luchando el pase a la Confederaciones o en un eliminatorio Sub-17, la rivalidad existe, y la historia nos ha demostrado que hasta los juegos más moleros entre estas dos naciones tienen su toque picante, cómo olvidar aquel debut de Hugo Sánchez con desborde de Donovan que hizo enfurecer a Oswaldo Sánchez, o las goleadas monumentales en las finales a favor de los tricolores, eso queda en la piel de ambos bandos. Entonces, no hay que hacerle el feo a este duelo, ya que para bien o para mal, dejará muchas conclusiones de lo que veremos en Copa de Oro el próximo año y de la bendita Liga de Naciones que amenazan con establecer de este lado del charco.