No lo duden: Esta fue una de las temporadas MLB más emocionantes en varios años. Entre grandes regresos, constantes cambios de liderato, rivalidades históricas avivando la llama, y conjuntos de media tabla peleando el comodín, tuvimos un excelente año beisbolero.

Con ese antecedente es que entramos a una postemporada prometedora. Y ello comienza con los imperdibles juegos a muerte del wildcard.

Por el lado de la Liga Americana unos sorprendentes Atléticos de Oakland visitan a unos NY Yankees de marca histórica.

Por la Liga Nacional tenemos a Chicago Cubs recibiendo a Colorado Rockies en un juego de pronóstico reservado.

¿Quienes avanzarán a los Divisionales? Vamos.

OAKLAND ATHLETICS @ NY YANKEES.

La temporada de Oakland Athletics ha sido una de las mejores sorpresas de este año. Tienen mucho poder al bat, excelente fildeo, buen bullpen así como una rotación competente, sin embargo, les tocó visitar a unos Yankees que viven y mueren por sus apabullantes bats.

267 homeruns fue la cifra con la que cerraron los Mulos su temporada, convirtiéndose así en el equipo que más cuadrangulares ha conectado en la historia de la liga, récord que pertenecía a los Mariners de 1997.

Ese line up donde el orden al bat no importa y donde todos tienen marca arriba de 20 vuela cercas es lo que tendrá que enfrentar Liam Hendriks, el inesperado abridor designado por Bob Melvin.

¿Duelo disparejo? Es probable, pero más le vale a NY no echar, como dicen, “campanas al vuelo”.

Athletics posee su propia buena cuota de poder con 227 homeruns (terceros en la liga) y un buen promedio de .252 (mayor que el de NY)  en el cual figuras como Khris Davis (líder individual con 48 HR) y Matt Chapman llevan la voz de mando.

Aún más, los seis enfrentamientos que estos dos tuvieron a lo largo de la temporada se caracterizaron por ser duelos normalmente cerrados donde ninguno salió favorecido dividiendo cada uno sus series en casa. ¿Ventaja para los locales? Es posible, aunque todo apunta más a un duelo de pitcheo.

Por NY Severino se parará en la lomita con una efectividad de 3.39 y 19 victorias. Si bien su experiencia de postemporada no es para asustar a nadie así como tampoco su 5.63 de ERA, sí es para tomarse mucho en cuenta su récord como local, donde apenas perdió dos juegos y su número de carreras limpias es un considerable 22.

Por parte de Oakland, lo de ir con el relevista Hendriks parece responder a un buen septiembre donde lanzó siete entradas en blanco en sus últimas siete aperturas aunque no registró victorias. ¿Un riesgo? Seguro que sí, pero uno necesario por la lesion de Manaea. Y es por ello que hay que poner especial atención a los bullpens.

Mientras las cartas fuertes de Oakland son Yusmeiro Petit, el zurdo Ryan Buchter y Fernando Rodney; Yankees tiene un relevo de lujo con Betances, David Robertson, Zach Britton y Chapman (de estar sano), por mencionar a los más notables… siempre y cuando salgan en su día. Y es que si algo nos demostraron a lo largo de la temporada, fue irregularidad. Y eso es la muerte en un duelo de wildcard.

Athletics y Yankees fueron dos de los mejores equipos de toda la MLB. Con 97 y 100 victorias, respectivamente, es injusto que se tengan que eliminar a un juego en esta instancia, pero debe haber un ganador.

Pronostico Gurú: NY Yankees. La temporada e historia de Oakland merece un triunfo, tienen las herramientas para tundir a Severino y sería lindo verlos en la siguiente instancia, sin embargo, este duelo suena a que se resuelve más allá del séptimo episodio, y dudo que el relevo de Athletics resista el momento que atraviesa el line up de Yankees sin hacerles daño.

COLORADO ROCKIES @ CHICAGO CUBS.

Vaya espectacular cierre que nos regaló la Liga Nacional. Fue necesario un doble juego de desempate para definir títulos divisionales y el wildcard.

Ahora los “perdedores”, Colorado Rockies y Chicago Cubs, deben definir otro tiebreaker que promete estar en el mismo tono de igualdad.

La cita es este martes en el mítico Wrigley Field. El experimentado Jon Lester sube al montículo por parte de Cubs, mientras que el abridor de Rockies será Kyle Freeland. Será pues un interesante duelo de zurdos.

A diferencia de lo que sucede con Severino jugando en Yankee Stadium, Lester sube su efectividad a 3.71 cuando es local contra un 2.87 que tuvo como visitante esta temporada. Freeland es la otra cara de la moneda, pues de gira apenas registró 7 victorias por 5 derrotas, siendo una contra los mismos Cubs por allá de abril, pero vaya que después puso números de Cy Young y en general tuvo un temporadón, es decir, no será fácil hacerle daño.

Y es que si bien Cubs tuvo un cierre sólido, en el juego de desempate contra Brewers expusieron sus huecos de poder. Kris Bryant ha batallado con lesiones, Willson Contreras no se haya al bat y Heyward es de momentos. Si Rizzo, Happ o Schwarber no hacen daño rápido, Freeland puede volverse intratable con el paso de los innings. ¿El arma secreta? David Bote, quien tuvo un bat muy caliente todo septiembre y es seguro que Maddon moverá piezas para enfrentarlo al zurdo.

Rockies, por su parte, si bien tienen un trío poderosísimo en las figuras de Nolan Arenado (líder la Nacional en Homeruns con 38), Trevor Story y Blackmon, suelen sufrir en la parte baja del orden y la llegada tardía de Matt Holliday no ha sido la solución esperada con todo y que sí produce carreras. Existe, sin embargo, una debilidad a aprovechar, y eso es el bullpen de Chicago.

Con Brandon Morrow en lista de lesionados, Steve Cishek es ahora la carta fuerte del relevo, pero no olvidemos que viene muy trabajado del juego de desempate así que es muy probable que Maddon deba usar a Jesse Chavez, Justin Wilson y tal vez hasta Jorge de la Rosa, siempre y cuando, claro, Rockies saque rápido a Lester, porque si lo dejan establecerse… estamos ante otra historia. ¿Serán capaces de ello?

Pronóstico Gurú: Este sí que es uno complicado, Rockies pasa por mejor momento, pero Cubs tiene todo el colmillo. El joven Freeman viene de apenas tres días de descanso y ese es un riesgo a tomar en cuenta. Si Chicago lo raspa en los primeros innings, Maddon va a oler sangre y dudo que Bud Black y su buen bullpen pueden detener ese daño ya con Cubs encarrerados y apoyados por su buena afición. Vámonos pues con los locales Cubs.