Lejos de la élite

EliteLa Copa Confederaciones era el escenario ideal para demostrar cuánto ha crecido el balompié azteca. Desafortunadamente, el grupo de jugadores que pisó el césped del país carioca decepcionó en el intento. Ante las versiones más débiles que se les recuerde a Italia y Brasil, la Selección Mexicana jugó de forma indigna. Los resultados fueron el reflejo de en dónde se encuentra el futbol nacional por más que se siga exponiendo que se ganó el metal dorado en Londres.