VENTAJAS SOBRE RIVALES.


Dos ventajas de diferente tipo.

Primero la más clara: Raiders ahora tiene un juego de ventaja sobre Broncos y Chiefs, y tres sobre San Diego Chargers. Y su racha de tres victorias consecutivas nos habla de un equipo lo suficientemente consistente para no perder esa ventaja y/o ampliarla.

Ahora, dichas posiciones seguramente cambiarán con el bye week y a lo largo de la temporada. De hecho los tres duelos restantes son de visita, pero, recordemos, Raiders lleva marca invicta como visitante y, fuera del último duelo ante Denver, el resto se ve más que asequible para su causa. Si bien los números y récords también pasan por lo que hacen o dejen de hacer sus rivales, Raiders lo único que necesita es no perder el paso. Y para que pueden sacar provecho del calendario (lo cual viene más adelante) hay otro factor que es importantísimo para diciembre: juventud.

Esta es otra ventaja que pudiera parecer irrelevante ante la experiencia o el hecho de que todos los equipos entrenan igual, sin embargo, importa. Y podría ser fundamental al finalizar la temporada.

Derek Carr, Amari Cooper, Khalil Mack, esos puros tres nombres componen parte del núcleo que ha hecho de Raiders un éxito. Los tres menores de 25 años y en gran forma. Junto con ellos también están Jalen Richard, Latavius Murray y Michael Crabtree, igualmente importantes y menores de 30. La cuestión es cómo se ve ese grupo frente a un Alex Smith de 32 o Philip Rivers de 34 o Antonio Gates de 36. No se trata de quitarle méritos a su experiencia, de hecho, en conjunto, Kansas tiene un promedio de edad un año más joven que Oakland y Broncos dos, pero, repito, importa el núcleo, los playmakers, y sabemos lo relevante que es el ritmo y la salud para cerrar temporada.