Lo bueno

Suecia impone condiciones

Llegaba a la última jornada con todo en contra, ante un rival que parecía estar a tope como México, y a expensas de lo que hiciera Alemania en la otra llave, pero ojito que los escandinavos tomaron el toro por los cuernos y dieron una demostración perfecta de cómo se estudia un rival y se nulifica, ya que prácticamente le pasaron por encima al TRI y sacando provecho de sus cualidades tomaron por asalto la cima del Grupo E, evitando a Brasil y encarando un duelo parejísimo ante Suiza.

Siendo un conjunto que sabe a la perfección a lo que juega, y con gran potencial físico, tienen todo para avanzar a la siguiente ronda, veremos si siguen rompiéndola.

Brasil de menos a más

Empezó dando tumbos, con un futbol que poco convencía, pero tal parece que con el paso de las semanas, el Pentacampeón del Mundo se va soltando y llega mejor a la etapa definitoria.

Ante Serbia, un rival que se antojaba complicadísimo, los de Tité supieron manejar el juego y pegar en el momentos importantes, sepultando por completo las posibilidades del cuadro europeo y afianzando la cima del sector.

Mucho cuidado, que el favorito viene por la Copa, y Neymar lo sabe.

Lo Malo

El TRI se cae a pedazos

Hasta hace 24 horas todo era felicidades en el TRI tras sus dos victorias, hoy es un verdadero funeral tras ser apaleados por Suecia y quedarse a nada de ser eliminados a pesar del buen inicio de Mundial.

Independiente del resultado, lo que más preocupa es que los de Osorio viene de más a menos, como si el triunfo ante Alemania hubiera sido su “Final” y los demás partidos son moleros en Estados Unidos. Pareciera como si no se hubiera aprendido de los errores del pasado de que ningún equipo te regala nada en Copas del Mundo, sino que le pregunten a Alemania.

Ahora tendrán varios días para replantear todo y darle pelea al favorito el próximo lunes, o sino, toparse con la misma pared de siempre, los Octavos de Final.

Lo feo

Una Alemania penosa

En mi opinión, esta es la peor Alemania que he visto en muchos años, muy lejos quedó ese futbol casi de memoria con el que destrozaban rivales y que los colocó en la cima del mundo hace cuatro años.

La Alemania de Joachim Löw se murió de nada ante los coreanos, incluso cuando supieron que se estaban quedando fuera, los sentí con la misma actitud anestesiada esperanzados en que la paciencia terminaría dándoles un triunfo que nunca llegó.

No es posible que tanto talento haya sido desperdiciado de esta forma, pero será una lección importante para una generación de jugadores que seguramente regresarán con sed de revancha, porque así son los alemanes.