Villano: Jonathan Cristaldo

image1

De entrada, el desempeño de Cristaldo, como la mayoría de los refuerzos extranjeros que trae Cruz Azul, ha sido muy cuestionable y para acabarla, entras al campo, en un juego ya sin mucha relevancia y planchas a un compañero de profesión con una muy mala leche; eso es de cárcel. Afortunadamente, la entrada que le hicieron a Hirving no fue tan grave como parecía en ese momento, pero demuestra un poco la fragilidad emocional que tiene el delantero argentino, a quien seguramente, sólo recordaremos por esa patada y posterior expulsión en su paso por la Liga MX. Sin duda, otro «gran» «refuerzo» de la máquina.