Villano: Marco Antonio Ortíz

cwmjypfxuaigkmu

El partido entre León y Chivas pintaba para ser uno de los mejores de la jornada, con propuestas ofensivas muy atractivas para la tribuna, sin embargo, la actuación del árbitro Marco Antonio Ortíz se llevó al traste el partido muy temprano y nos evitó el ver el duelo que esperábamos. De entrada, la expulsión cuestionable de Leonel López en el primer cuarto del juego por doble amarilla, en una jugada donde ni falta había y qué decir del penal inventado a favor de León, que además desencadenó la expulsión de Carlos Salcido, también por doble cartón. Al final, el protagonista fue el colegiado, lo cual, siempre es reprobable.