Han pasado siete jornadas de la Serie A y dos de Champions League y Héctor Moreno no ha tenido la participación que se esperaba tuviera con la Roma. El defensa mexicano sólo participó dos encuentros por la liga de Italia en condición de recambio, acumulando la triste cantidad de 27 minutos totales, pero ¿Por qué ha sido poco el tiempo de juego del central azteca? Analicemos un poco.

Competencia elevada

Cuando se dio a conocer el traspaso de Héctor del PSV a la AS Roma el hecho fue calificado como positivo, pues el central mexicano no sólo fue fichado por un club respetable del viejo continente sino que llegaba al futbol que más fama tiene por trabajar en la defensa y hacer de ella todo un arte. Eso significaría un crecimiento para Moreno, quien toda su carrera en Europa ha jugado en equipos de renombre, pero dentro de una liga como la Eredivisie, con un nivel de exigencia muy por debajo de la Seria A de Italia.

A pesar del alto orden en defensa que requiere el Calcio, sabemos que Moreno tiene las credenciales y el talento necesario para jugar con los mejores futbolistas y ante la salida de algunas figuras del club romano. Héctor llegó como refuerzo importante de cara a la actual temporada con toda la confianza para formar parte del equipo titular de la capital italiana. No obstante junto con él llegó también Aleksandar Kolarov para reforzar aún más la saga y esto abrió la competencia interna por la titularidad, misma que el defensa azteca perdió en la central del equipo contra Federico Fazio y Kostas Manolas, la dupla que otorgó buenos dividendos la temporada pasada y que el técnico no decidió mover. Además por las laterales tiene a jugadores como Emerson, Juan y el mismo Kolarov que aportan a la ofensiva siendo efectivos e incluso haciéndose presentes en el marcador, algo que el ex canterano de Pumas no tiene.

Problemas de adaptación

El cambio que tuvo Héctor Moreno del futbol holandés al futbol italiano es un factor importante a considerar por el diferente estilo de juego que tiene cada liga, no obstante para un viejo lobo de mar como él, con casi una década militando en Europa no debería pesar tanto. Pero si tomamos en cuenta la participación que tuvo con la Selección Mexicana en la Copa Confederaciones y por ello no haberse concentrado de lleno con anterioridad a la pretemporada de “la loba”, puede ser motivo de la poca consideración que le otorga Eusebio Di Francesco en los encuentros.

Por otro lado recordemos que los partidos amistosos que tuvo Moreno con la Roma fueron en calidad de lateral izquierdo, una posición poco conocida por el mexicano donde no rinde igual que cuando está en la zaga central, su posición natural. Es por ello que ante la inamovilidad de los centrales Fazio Y Kostas, Moreno va a llevar todas las de perder con Emerson y Kolarov si le ponen en esa posición. Al menos en el partido disputado ante el Hellas Verona, el defensa azteca entró de cambio por Kostas y en el encuentro frente al Udinese sustituyó a Kolarov, sumando así actividad para que entre en confianza y obtenga más experiencia por la lateral.

Lesiones

La razón por la que más futbolistas odian perderse los partidos ahora le pasa al zaguero mexicano. La semana anterior fue diagnosticado con un problema muscular en la pierna izquierda y fue dado de baja para el juego de Champions que tuvo la Roma frente al Qarabag. Esto pone más dudas sobre la participación del sinaloense en los próximos partidos del club italiano; parece que no es nada grave pero recordemos que Moreno no tuvo descanso por su asistencia con Selección y que terminó con problemas físicos antes de aterrizar en Roma.

Héctor ya pasó por una lesión que lo dejó seis meses fuera de las canchas cuando militaba con el Espanyol. Sin embargo se recuperó e incluso tomó la titularidad del equipo español. Así que esta pequeña molestia no va a vencer a un jugador tan aguerrido como él a sus 29 años.

Tiempo y calidad tiene para demostrar a Di Francesco que es digno de un lugar en el cuadro Giallorossi, de lo contrario va a hacer hora de pensar en el mercado de invierno.