image_content_detalle_nota_12552068_20150407005309Desde hace varias temporadas me he dado cuenta de un fenómeno interesante en la Liga MX, “el drama del descenso” como lo llaman algunos medios de comunicación, resulta más interesante que la lucha en los puestos superiores de la tabla y no precisamente porque se vea un nivel extraordinario entre los equipos involucrados, sino por la intensidad con la que juegan cada duelo.

Y cómo no va a resultar más entretenido si durante los meses que dura nuestro torneo regular, se viven pocas emociones con partidos de muy bajo nivel entre equipos que aspiran a la mediocridad de clasificarse como octavo lugar a liguilla o duelos denominados “clásicos” que usualmente terminan decepcionando por el pobre nivel mostrado, el descenso es parte del negocio para mantener al espectador cautivo a pesar de que éste no sea simpatizante del equipo involucrado.