El líder

Desde que llegó en 2013 al banquillo en el Staples Center las cosas mejoraron, es decir, le dio sus primeros títulos de división a un equipo que desde su fundación no había ganado nada. El trabajo del “Doc” es uno de los más difíciles por lidiar con los egos de tremendas figuras, pero hasta ahora parece que el presente le sonríe con el mejor inicio de la franquicia y un futuro prometedor.

Rivers ha logrado posicionar a sus Clippers en el sitio que menos pensaba al inicio del curso, por encima de los favoritos Warriors y de sus hermanos mayores los Lakers, para ser no sólo el mejor de la división del Pacífico, si no el de toda la NBA. El reto ahora para el coach es mantener el ritmo hasta el final, cosa que se vislumbra difícil por las lesiones y porque los playoffs son otra competición a parte, no obstante tiene las armas necesarias para conseguir el objetivo y por lo menos llevar a la franquicia a su primer final de conferencia antes que el barco del éxito se vaya, otra vez, y con él varias de sus figuras, el tiempo es ahora.