chicharito 3
Con sus dos goles ante Nigeria, Javier Hernández llegó a 32 goles con la camiseta de la selección nacional y se colocó como el quinto mejor goleador del equipo. Aquí te decimos por qué “Chicharito” romperá los récords de goleo del conjunto tricolor y se convertirá en el máximo goleador de México.

El delantero más joven

chicharito 2
De todos los delanteros que han militado en la selección mexicana, “Chicharito” es el que ha llegado a 32 anotaciones con menor edad. Por si fuera poco, el delantero de Manchester United ha marcado los últimos cuatro tantos de México. Javier Hernández superó así a Enrique Borja, quien anotó 31 tantos con la casaca nacional. También, se puso a tres goles de Luis Hernández y Carlos Hermosillo, quienes marcaron 35. “Chícharo” persigue la marca de Cuauhtémoc Blanco (39) y Jared Borgetti (46).

Con los pies en la tierra

chicharito
Javier Hernández es el mejor jugador que tiene la selección mexicana. Sin embargo, no se considera el héroe del equipo, sabe que lo más importante es el resultado y que sus goles no valen de nada si el Tri no consigue el triunfo. De hecho, en los últimos días se le cuestionó acerca de sus anotaciones y “Chicharito”, muy centrado, contestó: “Aquí no hay héroes, aquí no juega nada más un jugador, aquí lo más importante es mostrar ese funcionamiento que hicimos y todo ese corazón que mostramos a pesar de las circunstancias, y que lo tomamos como un buen partido de preparación para lo que se viene en Jamaica”.

Está en la élite del futbol

Gol50
El nieto de Tomás Balcázar es un delantero que pasará a la historia del futbol nacional. Es un centro delantero tradicional que ha adaptado sus condiciones al futbol moderno. Su explosividad, buen juego aéreo, velocidad e inmejorable ubicación lo llevaron al futbol europeo. Pocos jugadores mexicanos han logrado destacar en el futbol internacional y más allá de no ser un jugador de grandes recursos técnicos, “Chicharito” es un jugador que romperá récords porque es un futbolista que trabaja con dedicación para superarse día con día.