En el primer Monday Night Football de esta temporada, la semana 1 cerró con dos grandes encuentros que no decepcionaron a quienes esperaban ver buenos encuentros y sobretodo, el comienzo de la NFL.
En esta ocasión se dieron dos encuentros divisionales, los Baltimore Ravens recibieron a los Cincinnati Bengals y los Oakland Raiders visitaron a sus acérrimos rivales, los San Diego Chargers.
Los marcadores favorecieron a los equipos que los apostadores y expertos dijeron que ganarían, esta vez, no se equivocaron.

Ravens contra Bengals

Los jóvenes Bengals fueron avasallados por la gran experiencia y balance de los Ravens, franquicia que mostró que está para cosas grandes.
A pesar de que algunos de su jugadores estrella ya están pasando los 30 años, Baltimore demostró que su defensiva sigue siendo igual de efectiva. Si algo se les podría pedir, sería el contener el ataque terrestre contrario, ya que Ben Jarvus Green-Ellis fue efectivo convirtiendo en tercera oportunidad.
Ed Reed rompió el récord de más yardas en regreso de intercepciones. Un safety que la edad y las lesiones lo aquejan desde hace ya unos años atrás, sin embargo, sigue siendo uno de los mejores, sino el mejor, en su posición.
Ofensivamente hablando, los Ravens mostraron que Joe Flacco cada día madura más y su línea ofensiva se está rejuveneciendo. Mientras que los Bengals tienen mucho que aprender, pero es una juventud que promete y nos hace esperar para verlos en un futuro.
El marcador fue 44-13 y realmente no dejo duda de quién es quien en esta división.

Chargers contra Raiders

En un clásico de la AFC Oeste, San Diego recibió a Oakland y los equipos especiales fueron los determinantes en el encuentro.
Nate Keading conectó goles de campo de 23, 28, 19, 41 y 45 yardas que fueron claves para el triunfo de San Diego. Mientras que la lesión del centro largo de los Raiders provocó que el suplente fallara en tres ocasiones.
Como siempre, los “Malosos” fueron un equipo indisciplinado, en el primer cuarto no tuvieron castigos, pero desde ahí, mostraron que necesitan mucho trabajo.
Los pupilos de Phillip Rivers dejan dudas en el aire, el marcador pudo ser mucho más amplio, empero, no aprovecharon muchas de las oportunidades que tuvieron en la zona roja.
Lo mejor y más rescatable para Oakland fue el corredor Darren McFadden, si se mantiene sano, McFadden puede llegar a ser el líder en yardas terrestres de la NFL.
Para San Diego, trabajo e parte de su línea ofensiva para proteger a su mariscal franquicia y continuar con la ofensiva explosiva, que por momentos mostró en el encuentro.