UFC se viste de gala al exhibir el campeonato de peso ligero, toda vez que Connor “the notorious” McGregor se enfrente a Nate Diaz. Una pelea esperada, pues el marketing al rededor de la misma ha sido despamanante. Dos outlaws, dos peleadores que les gusta hablar y declarar, hacerse sentir inferiores y esto genera mucha polémica y atención. Estoy seguro que no quedará solamente en palabras, pues a pesar de que dentro del octágono ambos peleadores son deportistas y caballerosos, ambos querrán llevarse la pelea.

Por un lado, Nate (hermano menor del legendario Nick Diaz) querrá probar si su cinturón negro de jiu-jitsu (especialidad del peleador) puede someter a la fuerza y garra con la que pelea Connor McGregor. Por el otro lado, “notorious” quiere defender su título por primera vez con éxito, además de probar que el haberle remontado la pelea a Jose Aldo no fue casualidad, que McGregor es real y está marcando una época en las artes marciales mixtas.

Dos de los peleadores más desadaptados y poco ortodoxos de la compañía, ambos grandes artistas marciales y maravillosos deportistas se enfrentan por el cetro de la categoría ligera.