La salida de Juan Carlos Osorio de la dirección técnica nacional hace que inicien los debates y que sea época electoral en el medio futbolístico, sin embargo la pregunta es, ¿es tan necesario volverse loco y conseguir un DT nuevo? ¿No será mejor un proyecto serio primero?

Decisiones precipitadas

El quinto partido y las metas incumplidas de cada cuatro años hacen que la obsesión sea constante y echar mano del técnico de moda, el último campeón, el más carismático y el que la mayoría de la gente quiere se vuelve la opción cómoda, ¿y si mejor exigimos un director deportivo que pueda hacer un proyecto que involucre desde las categorías inferiores hasta la selección mayor?

Prioridad al Proyecto

El cargo de técnico es importante e influyente en un contexto deportivo estructurado, pero en una selección nacional se vuelve más importante un camino que seguir cada año que un quinto partido, y este trabajo lo hace el Director Deportivo.

El quinto partido llegará

El quinto partido, tarde pero llegará, algún día el azar estará a favor de nosotros y no nos tocará en el sorteo estar en un grupo a lado de un par de “toros”, o algún día se dará el mejor partido justo ahí, pero, en lo que llega esa dosis de fortuna, no podemos echar Técnicos cada 4 años o cada 2 en su defecto, como tampoco podemos tratar como héroe al que llegue al ansiado quinto partido.

Unificación de conceptos

Los invitó a pensar y verán que Implementar que la sub 13 juegue a lo mismo que la selección mayor, que el jugador sepa que las convocatorias no se regalan, entre más temas, dejar una escuela dejar huella, será más importante que un D.T. nuevo, esa es la verdadera forma de progresar en bloque, y no solo dar patadas de ahogado y tener éxitos aislados.

Seleccionando a la persona indicada para hacer un enorme proyecto de identidad, un camino que seguir, les aseguro que hasta el Tuca quizá diría sí.