Lo bueno

Rusia no defrauda

Yo sí tenía dudas sobre la actuación de Rusia en su mundial, de hecho, no descartaba que se nos fuera temprano y terminara siendo un fiasco, sin embargo, ha sabido superar las pruebas que le ha puesto el calendario endeble y merecidamente ha logrado su pase -no va a pasar nada con Arabia- virtual tras derrotar a la Egipto de mi querido Salah.

Si bien no va a pasar mucho con ellos en la siguiente ronda, ya han hecho más de lo que se esperaba y me parece que han cumplido bien.

Veremos su verdadero nivel cuando enfrenten a Uruguay en la última jornada, aunque no esperen demasiado.

Siguen las sorpresas

Antes de que se fuera la Jornada 1, nos dejó más resultados enigmáticos, y el Grupo H terminó con dos líderes inesperados. Senegaleses y japoneses destronaron a los “favoritos” y dejaron al rojo vivo la clasificación para la segunda jornada.

Japón sacó ventaja desde muy temprano, si bien se dejó alcanzar jugando ante 10, aplaudo el que se hayan envalentonado y buscaran la ventaja que enventualmente llegó.

El caso de Senegal, si lo vemos bien, no salían tanto como víctimas a pesar de enfrentar al cabeza de serie, ya que realmente tienen potencia ofensiva y llegaban como el africano mejor parado. Lo anterior aunado a la debilidad defensiva de los europeos se tradujo para otro debut glorioso de este conjunto.

Lo malo

Polonia se quedó corta

Polonia era uno de los favoritos del Grupo H, especialmente teniendo a un grande como Robert Lewandowski encabezando una gran ofensiva. Pero fieles a su costumbre, los polacos debutaron de la peor forma, mostrando muy poco juego ofensivo, y con un Lewi frustado y con poco peso específico.

Ahora, el panorama está muy complicado, porque se juegan la vida contra una Colombia que también llega en llamas, y si me preguntan, yo veo más factible que los cafetaleros se reconecten a que lo hagan los dirigidos por Adam Nawalka.

Lo feo

¡Adiós Salah!

Nada me ha dado más tristeza que ver al pobre de Mohamed Salah debutando tarde y mal en Rusia 2018. Para mi, no había futbolista que mejor llegara, pero las circunstancias -por no decir Ramos- evitaron que lo viéramos en toda su gloria y desde el inicio y vaya que lo necesitaron contra los charrúas.

Pero bueno, la atención se centraba esta tarde para que le diera una cátedra a los rusos y encaminara a los africanos a la siguiente ronda, pero nada de eso, sus compañeros se encargaron de meterse el pie con un autogol que destrozo toda esperanza y varios “horrores” defensivos. Al final, Salah mojó desde el punto penal, pero se marcha prematuramente y de la peor manera.