Lo bueno

Bélgica sí asusta

Tanto ingleses como belgas pusieron suplentes para el último partido, y nombre por nombre, me parecía que Bélgica era superior y los números me dieron la razón con el triunfo por la mínima de los Red Devils que incluso pudo ser por mayor diferencia.

El liderato del grupo y evitar a Colombia se peleaba en este choque, y al final, los de Roberto Martínez se llevaron la partida en un duelo bastante estático pero que les sirvió para evitar un trago amargo en la siguiente ronda. Ahora, salen como favoritos para dominar a los japoneses, ahora sí, con toda la artillería.

Colombia avanza como haya sido

Me quedo solamente con el pase colombiano, ya que el partido contra Senegal dejaron muchas dudas tras la salida de James Rodríguez y en gran parte del juego estuvieron eliminados. Pero bueno, los octavos son punto y aparte y puede pasar cualquier cosa.

Si los de Pellegrini vuelven a mostrar el nivel contra Polonia, estaría muy preocupado de enfrentarlo -te estoy hablando a ti Inglaterra- en un duelo a muerte.

Lo malo

Panamá el peor

Yo sí llegué a pensar que Panamá podría hacer historia y llevarse su primer punto o hasta una victoria histórica. Vaya decepción, no le pudieron ni ganar a Túnez, que parecía un rival a modo y de su misma clase.

Los dos goles conseguidos quedarán inmortalizados en su historia, pero es imposible no ver los 11 tantos en contra que se comieron, y que los sitúan como la peor selección del torneo.

Lo feo

Senegal se va…por fairplay

El criterio de desempate por las amarillas está correcto, pero las formas fueron poco elegantes en el otro partido entre Polonia y Japón, donde después del 1-0 a favor de los europeos, ambos equipos se dedicaron a que el partido se terminara sin hacerse daño, para evitar que los asiáticos se fueron y aprovechando que Colombia le ganaba a una impotente Senegal.

Si bien los africanos fueron los culpables de su propia derrota al no apretar a su rival e ir por el triunfo, sí me salta a la vista que los japoneses hayan avanzado por “fair-play” cuando eso fue, precisamente, lo último que representó su duelo.

Ningun africano sobrevivió a la ronda de grupos, tal parece que el nivel de aquella zona se ha estancado.