Indianapolis Colts vs Houston Texans

Las “flamas” divisionales volverán a encenderse en la postemporada, en este juego de viejos conocidos. La ronda de comodines, revivirá por tercera ocasión esta campaña, un duelo entre los Houston Texans e Indianapolis Colts.

Ambas escuadras llegan en un gran momento a los playoffs. Con una marca de 9-2 desde la semana 6, los “potros” y “tejanos” poseen el mejor registro de victorias en la NFL.

El regreso triunfal por lesión de Andrew Luck y Deshaun Watson esta campaña, hacen de este duelo un enfrentamiento de superación. Con 39 pases de anotación y 4,593 yardas, Luck se ha colocado como un claro candidato al Jugador Más Valioso de la temporada, y como el favorito para ser acreedor al “Comeback Player Of The Year”.

Por su parte, Deshaun Watson continúa cimentando su posición como el mariscal de campo franquicia que los Texans anhelaron durante años. El “pedigree” ganador de este pasador, se ha mantenido latente desde sus épocas colegiales con la Universidad de Clemson. Recordemos que con los Tigers se coronó ante Alabama en el National Championship del 2016.

El poder de las “manos” también juegan un rol importante en el desenvolvimiento ofensivo para los dos equipos. Del lado “texano” nos encontramos con las “palmas” más seguras de la liga en DeAndre Hopkins. Este fenómeno terminó la temporada regular con 115 recepciones y ni un sólo pase tirado. Para los Colts, T.Y. Hilton y Eric Ebron, son los “compinches” favoritos de Andrew Luck.

La mejora de la linea ofensiva en Indianápolis con la selección de Quenton Nelson en la primera ronda del Draft, le ha dado una nueva cara al equipo. Por primera vez en muchos años, los Colts han podido establecer de manera eficiente el juego terrestre, y sobretodo mantener protegido a Luck. Tan sólo fue capturado en 18 ocasiones, cifra que refleja un claro decremento en comparación a las 41 que sufrió en el 2016.

La selección de Darius Leonard  para los Colts, también ha creado un parteaguas en el esqueleto defensivo. Con 163 tacleadas, es líder de la liga en este rubro. Al permitir en promedio 21.5 puntos por encuentro, Indianapolis tiene la décima unidad más sólida de la liga.

Mientras tanto, Los Texans tienen la sexta defensiva más compacta, al permitir 19.8 puntos por encuentro, aunque su perímetro ha sido flagelado a lo largo de la temporada, siendo el décimo octavo que mas yardas permite por la vía aérea.

Tomando en cuenta los distintos factores mencionados, es evidente concluir que veremos una colisión entre dos equipos que llegan a estas instancias con similitudes muy claras en sus condiciones. La localía de los Texans podría considerarse como una ventaja, tomando en cuenta que desde el 2012, ningún equipo ha disputado un Super Bowl habiendo jugado un partido como visitante, pero en esta ocasión, no me dejaré llevar por lo cuantitativo y estadístico, y seguiré las sensaciones que me conducen a poner a los Indianapolis Colts como los vencedores en este duelo de “rabia” divisional en playoffs, por el impulso de juego que tienen.

Seattle Seahawks vs Dallas Cowboys

La “pesca” de los “halcones marinos” emigrará hasta el AT&T Stadium, reciento en el que buscarán quitarle brillo a la “estrella solitaria” a domicilio.

El cierre de temporada para los Seahawks fue de los mejores en la NFL, al registrar 5 victorias en sus últimos seis partidos disputados. El esquema ofensivo de Seattle, se respalda de la eficiencia en su juego terrestre, siendo el 55% de su selección de jugadas por esta vía. Son el único equipo en toda la liga que corre más que pasa.

Delante tendrán a un “sinodal” complicado de “embestir”, siendo los Dallas Cowboys, la quinta defensa frente a la corrida.

Ahora, el “Equipo de America” también cuenta con un corredor con capacidades fenomenales en Ezekiel Elliott. Este dorsal “21”, terminó la temporada como líder de yardas terrestres, al sumar 1,434, y superó las 2,000 desde la linea de scrimmage, obteniendo otras 567 por la vía aérea.

En la posición de mariscal de campo, la clara ventaja se la llevan los Seahawks, ya que poseen entre sus filas a uno de los pasadores más confiables de la liga en Russell Wilson. La experiencia en postemporada habla por si sola, y con un anillo de Super Bowl en su joyería, no existe duda alguna de la capacidad que tiene de ganar en momentos cruciales. Mientras tanto, Dak Prescott aún no se ha podido “destapar” en la postemporada, y buscará levantar por primera vez la mano en estas instancias.

Los duelos entre estos dos equipos, suelen ser sumamente cerrados y de alta intensidad. Temprano en la temporada fueron los Seahawks quienes salieron victoriosos en casa ante los “boys”, por un marcador de 24 a 13, pero las condiciones han cambiado, y la incorporación de Amari Cooper al cuerpo de receptores de Dallas, le ha dado otra dimensión a la ofensiva, aunque continúa mostrando intermitencias.

Considero que ambas defensivas tendrán un partido sólido, y le harán muy complicada la tarea a las ofensivas de mover el ovoide, pero aquí es donde la que tiene mayor experiencia y talento puede salir avante. El hecho de tener a un mariscal de campo con la experiencia de Wilson y su calidad en el cuarto periodo, hará que  Seattle se lleve la victoria en tierras texanas.

Los Angeles Chargers vs Baltimore Ravens

Este es otro duelo de revancha en la Ronda de Comodines, ya que en la semana 16 estos dos conjuntos se vieron las caras. Dicho duelo, proyectó a los “hijos” de Edgar Allan Poe frenado las “descargas” de los Chargers en un “cuento” sabatino en el que salieron victoriosos por un marcador de 22 a 10.

Los Baltimore Ravens “arrojaron” del trono del Norte de la Conferencia Americana a los Pittsburgh Steelers y lograron colocarse como el cuarto sembrado de la AFC, tras vencer a Chargers y Browns en las últimas dos semanas de campaña. La revelación en su novato mariscal de campo, Lamar Jackson, ha sido un elemento clave en este gran momento que viven como complemento a su ya aclamada defensiva.

Al promediar 152.6 yardas terrestres, los “cuervos” son el segundo ataque por este medio más letal de la NFL. Es difícil detenerlo, debido a que no sólo hacen daño con los corredores de “roster”, sino que también con Lamar Jackson, quien acumuló 695 yardas por esta vía y 5 anotaciones en la temporada regular. La multifuncionalidad de Jackson, terminó por desplazar de los controles a Joe Flacco.

Por su parte, Philip Rivers buscará ganar su primer encuentro de postemporada desde el 2013, año en que venció a los Cincinnati Bengals en la Ronda de Comodines. La complicidad de Keenan Allen, Mike Williams, Melvin Gordon, entre otros, hacen de este equipo una arma letal a la ofensiva.

Ahora, del lado defensivo, los Chargers también han dado mucho de que hablar a lo largo de la temporada. El regreso de Joey Bosa, en conjunto con Melvin Ingram, ha aumentado de volumen el “asecho” a los mariscales de campo, y ante el pase, el novato Derwin James y Casey Hayward han sido las piezas fundamentales para que el equipo “angelino” sea el noveno frente a este departamento.

Mi predicción es que ganarán los Ravens, por la gran defensiva que tienen, por su localía, y debido a la confianza que Lamar Jackson a inculcado a la ofensiva.

Philadelphia Eagles vs Chicago Bears

Los “vientos” en el Soldier Field, buscarán paralizar a Nick Foles y a los actuales campeones, Philadelphia Eagles.

La defensiva de Chicago ha sido un muro inquebrantable a lo largo de la temporada. Son la número uno en puntos permitidos, capturas e intercambios de balón. Kahlil Mack, Akiem Hicks, Roquan Smith, Kyle Fuller y Eddie Jackson, han sido las principales figuras de esta temida “fiera del norte”.

La carencia de juego terrestre por parte de las Eagles, podría volver unidimensional el ataque de Philadelphia en la “ciudad de los vientos”, y obligar a Nick Foles a arriesgar el balón constantemente para lograr poner puntos en la pizarra. La clave para que “Phili” levante el vuelo nuevamente en los playoffs, será mantener el marcador cerrado con su defensiva, y confiar en Zac Ertz y Alshon Jeffery en la creación de jugadas necesarias para sorprender a los “anfitriones” en este duelo de comodines. La tarea para Doug Pederson no será sencilla, pero parece ser que las Eagles empiezan a jugar con mayor fluidez.

El ambiente del Soldier Field, es de los más complicados de vencer, y más frente a una defensiva como la de los Bears. Philadelphia tendría que jugar un partido casi perfecto si no quiere caer ante las “garras” de Chicago. Dicho esto, pondré como vencedor al equipo local con un marcador de pocos dígitos.