Duelo en la casa de Jerry Jones por la cima de la NFC East, duelo de “mexicanos” en los controles, de poder a poder, Philadelphia Eagles vs Dallas Cowboys frente a frente.

Como ya es parte de la tradición en Thanksgiving Day, los Dallas Cowboys saltan al emparrillado y hoy más que nunca con los ojos de la nación entera y más allá encima, por que será una agarron de antología, en esta ocasión los invitados a la fiesta solo los Philadelphia Eagles del renovado Mark Sánchez y por supuesto del genio ofensivo Chip Kelly que a dado muestras que su sistema puede dar resultados en la NFL, después de llevar a altos vuelos a Oregon en la NCAA, para muestra esta el hecho cambiarle la cara a una franquicia que Andy Reid había dejado en ruinas, sin duda el ganador del choque saldrá altamente fortalecido para cerrar el calendario restante pero no dará tintes definitivos ya que quedará aún pendiente un choque más entre ambos, aunque en el caso de Phily sería un gran golpe anímico derrotar en casa al ríval directo.

Sin duda ambos llegan de diferente forma a la que su HC desearían, los hombres de la estrella solitaria, siguen al pendiente de la espalda de Tony Romo ya que por momentos se le vio incomodo en la victoria con los NY Giants, sumados a la ausencia de Morris Claiborne y el tremendo LB pero hecho de cristal, Sean Lee, hacen que Jason Garrett y el nuevo héroe de la Cowboys Nation, Rod Marinelli, echaran mano de jugadores que muchos HC hubieran descartado, ejemplo claro es Rolando McClain quien se a convertido en el líder de la renovada Defensa Cowboy y sin duda le a dado ese toque físico, malvado e intimidante que debe tener cualquier defensa en la NFL, precisamente Marinelli llegó y dio un mensaje muy claro a sus hombres “nadie cree en ustedes, nadie confía en ustedes, son deshechos pero les mostraremos que están equivocados” y lo han hecho no son la mejor escuadra pero en varios partidos cuando Romo y sus hombres no mueven las cadenas ellos han mantenido en el juego al equipo e incluso han provocado intercambios de ovoide en momentos claves siendo este factor algo en lo que Marinelli hizo hincapié y señalando que le pidio a sus hombres que cuando el jugador ofensivo esta apunto de hacer Down es el momento donde el ovoide esta más expuesto y es justo ahí donde debe de atacar el defensivo y así lo han hecho con la tacleada asegurada siempre llega un 2° o hasta un 3° hombre en busca de arrancar el ovoide. Otra característica importante a sido la presión al QB rival, a pesar de la partida de Demarcus Ware la D a encontrado la manera de respirarle en el cuello al pasador rival, no se han completado muchas capturas pero sin duda el no darle tiempo al rival a convertido a esta unidad en el contrapeso ideal para una ofensiva que siempre a sido de la mejores y precisamente hay algo clave que a hecho la Ofensiva Cowboy que ayuda a su Defensiva y eso es CORRER EL OVOIDE, lo que genera tiempo de posesión, lo que genera ofensivas más largas y menos tiempo en el terreno para la parte defensiva y al parecer en Texas al fin se dieron cuenta que la respuesta a todos los problemas esta en el ataque terrestre ya que al hacerlo se le quita presión a Tony Romo lo que desemboca en menos errores y hace precisamente a Romo un hombre más peligroso ya que las defensivas contrarias no saben por donde vendrá el latigazo pero si hay algo que funciona a la perfección en Valley Ranch es la Línea Ofensiva, abrir esos tremendos boquetes para Murray, Dunbar y compañía y darle más de 7 segundos a un QB como Romo te asegura efectividad y hoy con Doug Free recuperado al 100% deberán jugar por nota ya que Eagles sabe que su secundaria no es mayor fortaleza y tendrán que llegarle a Romo y evitar que Murray rompa el primer contacto o de lo contrario lo pagaran muy caro, haciendo a Connor Barwin un hombre clave ya que enfrentará al novato Zack Martin y de el dependerá que Demarco Murray no tenga una tarde productiva.

Por su parte Philadelphia llega también con una ausencia clave y se llama Nick Foles, después de su enorme primera temporada el californiano se había puesto a si mismo la vara muy alta y hasta el momento de su lesión vs los Houston Texans no había cumplido del todo con las expectativas sobre todo en las entregas de balón dejando sus números en 13 TD´s y 10 INT y mostrando por momentos una ofensiva chata que dependía de latigazos largos buscando principalmente a Jeremy Maclin, Jordan Matthews y con jugadas rápidas de corto yardaje por tierra y buscando las espaldas de los LB´s con Lesean McCoy, Darren Sproles y los TE´s Zach Ertz y Riley Cooper, sin duda cuando Chip Kelly dejó partir a Desean Jackson muchos pensamos que algo no funcionaba bien en los circuitos de Kelly pero a pesar de que si perdió explosividad gano algo importante confianza, comunicación, labor de equipo y se evito un tipo talentoso en extremo pero en igual proporción hablador y problemático, cualquier parecido con Terrell Owens es mera coincidencia, ahora con el “mexicano” Sánchez detrás del centro habían comenzado a mostrar una cara más versátil con un QB que también puede hacer daño por tierra a diferencia de Foles que pareciera traer plomo en los pies y sin duda funciono al menos vs Houston y Carolina pero en Lambeau la historia fue muy diferente y a pesar de derrotar claramente a los Titans el performance de Sánchez no fue el mejor con 2 INT y solo un TD así que el ex USC llegá con los ojos puestos sobre el en cadena nacional lo que sin duda a mostrado que le pesa ya que a diferencia de los Jets donde el solo tenia que evitar cometer errores en Phily, Kelly pide lo máximo y más de su jugadores principalmente de su QB.