Los primeros partidos de Pittsburgh se han quedado lejos de las expectativas que todos teníamos de ellos. Esperábamos un equipo dominante en los dos lados del balón, pero sólo nos han demostrado su falta de disciplina dentro y fuera de la cancha.

Problemas fuera de la cancha

Desde antes de que empezara la temporada, los Steelers ya se encontraban en medio de una nube de problemas. Primero Big Ben decía que no sabía si se retiraría, pero que ya empezaba a considerarlo. Luego Le’Veon Bell publica un mensaje indicando que este será su último año con el equipo, pues este no parecía estar dispuesto a darle un nuevo contrato multimillonario al corredor estrella. Ahora Antonio Brown responde a un ex empleado de Pittsburgh pidiendo que lo intercambien para que no quede duda de su talento.

Todo esto estaría de más si los Steelers hubieran empezado bien la temporada, todos esperábamos que fueran 2-0 en las primeras semanas, pero no fue así. El equipo empezó con un mediocre empate contra los Browns y una derrota contra la defensa inexistente de los Chiefs. ¿Esto significa que Pittsburgh esta destinado al fracaso este año?

Analicemos las primeras dos semanas.

Semana 1

Antes que nada, no debemos exagerar en nuestra reacción. En cuanto a la semana 1, los partidos divisionales siempre son complicados, sin importar el rival. Además, los Browns no son el mismo equipo que fueron el año pasado. El partido fue en Cleveland, lo que complico más las cosas para Big Ben, el grave error de los Steelers fue entregar el balón ¡6 veces! Esto debió ser una victoria contundente de los Browns, pero al final Pittsburgh logró sacar el empate frente a una defensa de Cleveland que se vio dominante.

Semana 2

En la semana 2 recuperó un poco la disciplina a la ofensiva y supo regresar en el marcador para empatarlo cuando Kansas City dominaba el partido 0-21. Pero la defensiva nunca pudo detener a Mahomes y terminaron perdiendo el partido 37-42.

En la NFL es casi imposible ganar un partido en el que tu defensa no puede parar al rival en los momentos importantes. Kansas City tiene una ofensiva formidable, al igual que los Steelers, así que el partido lo definiría la defensa que lograra parar el avance ofensivo del otro y Pittsburgh no pudo.

¿Fracaso a la vista?

Entonces, ¿podemos hablar de un fracaso a la vista? Yo creo que no. Es muy pronto en la temporada para decir que un equipo que va 0-1-1 está desatinado al fracaso y más cuando es un equipo que ha demostrado la explosividad en su ofensiva.

Pero no todo es positivo, claro que es preocupante ver a los Steelers con tantos problemas, sobre todo en su defensa y fuera del campo, estos últimos provocan una desintegración en el vestidor y esta se refleja en la cancha.

En conclusión, Pittsburgh tiene grandes talentos en su ofensiva, pero si quieren evitar el fracaso esta temporada deberán mejorar su defensiva, y los entrenadores exigir más disciplina a sus jugadores fuera del campo.