Honor a quien honor merece. La semana 5 de la NFL nos regaló momentos históricos que quedarán grabados en los anales del futbol americano profesional. Dos de los más grandes mariscales de campo, demostraron una vez más, su valía en el juego.

Tom Brady alcanza los 500 touchdowns

El mariscal de campo de los New England Patriots, Tom Brady, alcanzó el “quinto escalón” en pases de anotación. Con un bombazo de 34 yardas a su nueva arma, Josh Gordon, Brady alcanzó los 500 “dardos” a la “zona prometida”.

A sus 41 años, Brady sigue bien “aceitado” para continuar produciendo al mas alto nivel, y a tan sólo 39 pases de anotación del líder histórico, Peyton Manning, todo parece pintar que a mediados de la siguiente campaña, podríamos estar coreando a un nuevo “rey” de las diagonales.

Cinco Super Bowls después, doce Finales de Conferencia y ocho apariciones en el “super domingo”, “The comeback kid” nos sigue sorprendiendo.

Drew Brees añade “kilometraje” histórico

La “ciudad del jazz”, sonó con más fuerza que nunca en el Monday Night Football, mientras su “hijo” favorito, Drew Brees, hacía historia al superar a Peyton Manning como el líder histórico en yardas aéreas. La marca fue superada al puro “estilo Brees”, encontrando a Tre`Quan Smith para una anotación de 62 yardas. De esa “sutil” manera, el “santo más santo”, superó otra marca que parecía imposible de aventajar.

Sin lugar a dudas, este hombre está hecho para vivir momentos con ese grado de intensidad. Recordemos que en el 2012 superó al inmortal Johnny Unitas, en la marca de más partidos consecutivos con al menos un pase de anotación. Esta “huella” en las diagonales, se mantuvo vigente durante casi 52 años, antes de que Drew Brees la hiciera oficialmente suya y la extendiera a 54 partidos.

En la campaña del 2011, el egresado de Purdue, también supero al mismísimo Dan Marino con el récord de yardas en una temporada, siendo 5,476 las que consiguió en uno de los años más productivos para un pasador. Posteriormente, Peyton Manning registro 5,477 en el 2013, marca que sostiene hasta la fecha.

El la historia de la NFL, sólo han habido 9 temporadas en las que un mariscal de campo supera la barrera de las 5,000 yardas. Lo que es realmente impresionante, es que de estas nueve ocasiones, cinco han sido producto del brazo de Drew Brees. Imagínense, la distancia que los pases de Brees han recorrido, se podría medir con la suma de 41 millas, 791 Superdomes, 173 Empire States y 7 Mt. Everests. No los culpo si su quijada está rosando el suelo.

Recordemos que Brees fue seleccionado en la segunda ronda del Draft del 2001, por los San Diego Chargers. Con el equipo californiano, pasó cinco temporadas antes de que una grabe lesión en el hombro derecho, pusiera en predicamento su futuro en los emparrillados. Diagnósticos médicos, indicaban una complicada recuperación para Brees, al igual que la probabilidad de que pudiera regenerar la fuerza de sus lanzamientos.

Tras no llegar a un acuerdo contractual con los Chargers posterior a la lesión, Brees exploró otras opciones para su regreso. Los New Orleans Saints y Miami Dolphins, fueron las dos franquicias interesadas en sus servicios, aunque al final, los residentes de South Beach, tomaron un paso al costado y decidieron firmar a Daunte Culpepper.

Con un contrato por seis años, los Saints tomaron la mejor decisión en la historia de la franquicia. Drew Brees se unió al equipo de Louisiana para la temporada del 2006, y tan sólo tres años más tarde, este inmortal les dió su primer campeonato. En el 2009, los Saints alcanzaron la cima de la NFL al derrotar a los Colts de Peyton Maning en el Super Bowl XLIV. Drew Brees fue nombrado el Jugador Más Valioso del encuentro.

Drew Brees es hombre que no sólo ha brillado en el terreno de juego, sino que también en la comunidad. Su gran dedicación por reconstruir una ciudad azotada por el huracán Katrina, prevalece como sensible recuerdo en la mente de los aficionados.

Esta semana; récord de yardas, la pasada; récord de pases completos. ¿Qué sigue ahora?