Seamos claros aquí: ganar la agencia libre es una perspectiva peligrosa. Mejorar en el papel al gastar una gran cantidad de dinero no te garantiza el éxito. Aunque todos tienen intenciones de entrar en la columna de ganadores, la historia demuestra que la agencia libre también creará algunos perdedores.

GANADORES

Vikings y Cousins

Kirk Cousins logró su meta de ser el jugador mejor pagado. Minnesota no escatimó en firmarlo por un acuerdo de 84 millones de dólares por tres años.

El QB proveniente de los Redskins, no solo obtuvo su dinero, sino que llegó a un equipo contendiente. Heredó un gran cuerpo de jugadores de habilidad, dentro de los que destacan: Diggs, Thielen, Rudolph y Cook.

Cousins que estará entrando en la temporada con 30 años, parece tener la madurez para dar el siguiente paso en su carrera.

Los Vikings iniciarán la campaña no solo como favoritos para ganar la NFC North, sino como el rival a vencer en toda la NFC.

Bears

Mitchell Trubisky debe estar muy contento con las armas que le han contratado. Los Bears carecían por completo de la posición de receptores abiertos la temporada pasada, pero con las adiciones de Allen Robinson y Taylor Gabriel parece que podrán explotar su potencial. Para complementarlo también firmaron al ala cerrada Trey Burton, que fue una pieza clave para que Philadelphia ganara el Super Bowl. Para un equipo que está en plena reconstrucción, parece que la iniciaron con el pie derecho.

Rams

Los Rams agregaron a dos de los mejores esquineros de la liga, Marcus Peters y Aqib Talib. Ambos jugadores encajan en el esquema del coordinador defensivo Wade Phillips e inmediatamente los convierte en una de las defensas contra el pase más duras de la liga. Los Rams solidificaron más la secundaria al traer de vuelta al Lamarcus Joyner y a Robey-Coleman. También tuvieron éxito al deshacerse del gran contrato que tenía Ogletree al mandarlo a los Giants. Por si fuera poco, a Robert Quinn que era un jugador que tenían planeado cortar, lo pudieron colocar con los Dolphins. Por ambos cambios recibieron la 4ta y 6ta selección del draft de los NYG, y una selección de Miami que aún esta por acordarse.

49ers

La temporada baja de los 49ers comenzó técnicamente con el contrato del mariscal de campo Jimmy Garoppolo. El tamaño de muestreo del QB realmente ha sido poco (7 juegos iniciados en toda su carrera, todos ganados), pero parece ser suficiente para creer que es el hombre adecuado para construir un legado en San Francisco. Luego agregaron al esquinero Richard Sherman después de que los Seahawks lo cortaran.

Asumiendo que tenga una buena recuperación de su tendón de Aquiles, los 49ers consiguieron un robo para asegurar a Sherman. Perdieron al corredor Hyde, pero se hicieron de los servicios de McKinnon, que además de cumplir con el ataque terrestre, te agrega valor en el juego aéreo. Todo apunta a que la franquicia será el caballo negro y llamará la atención en el futuro previsible.

Eagles

Luego de la obtención del Super Bowl, Philadelphia no podía permitirse el lujo de quedarse con los brazos cruzados. Entonces salieron y consiguieron a Michael Bennett y al esquinero Daryl Worley, ambos vía trade. Sumaron al linebacker Corey Nelson y al tackle defensivo Haloti Ngata. También es muy importante que hayan renovado al linebacker Nigel Bradham, que es pieza clave en defensa. Hasta el momento han logrado mantener al QB suplente Nick Foles (el MVP reinante del Super Bowl), como una póliza de seguro, a la espera de la recuperación de la lesión de la rodilla de Carson Wentz del año pasado. No es fácil ser los campeones, y no hay garantías de que las cosas volverán a salir bien para los Eagles la próxima temporada, pero se están dando una oportunidad.

Giants

La temporada pasada cuando sentaron a Eli Manning, parecía el final de una época. Sin embargo los Giants, se movieron bien en la agencia libre y no entraron en plan de reconstrucción como se especulaba. Este no es un equipo que se está intentado construir lentamente para el futuro, están pensando en el presente. Para mejorar su línea ofensiva, añadieron al tackle Nate Solder y Patrick Omameh. Un tema que aquejo mucho a los G-Men la temporada pasada, fue el ataque terrestre. Es por eso que trajeron al corredor Jonathan Stewart que servirá de mentor del corredor que agarren en el draft. Y por último firmaron al linkebacker Alec Ogletree, quien le da a los Giants un defensor de impacto. Quizás no sean grandes contendientes, pero sí dejarán de ser el último lugar de la NFC East.

PERDEDORES

Ravens 

Nombren a un solo receptor abierto de Baltimore. Les aseguro que se les complicó bastante. Los Ravens tuvieron la ofensiva aérea número 29 la temporada pasada. Mike Wallace quien lideró al equipo con 748 yardas, se convirtió en agente libre. Maclin fue cortado. Para suplirlos, Baltimore contrato a John Brown y Michael Crabtree. Estoy cierto en que no es exactamente el dúo dinámico que los fanáticos de los Ravens estaban esperando. Con una agencia libre que presentó muchas opciones para mejorar, el gerente general Ozzie Newsome una vez más decepcionó al no encontrar una respuesta para Flacco.

Dolphins

Es sorprendente el desorden financiero en el que se puede estar en está época del año para algunos equipos de la NFL. Debido a esto, Miami se vio forzado a dejar ir a sus jugadores más experimentados. Intercambió al receptor abierto Jarvis Landry, cortó a Suh, Lawrence Timmons, Julius Thomas y al centro Mike Pouncey.

Trajeron a Quinn para reforzar la línea defensiva. Es una buena jugada si por arte de magia se mantiene saludable y vuelve a su nivel más alto, pero parece una apuesta muy riesgosa. Cambiaron a Jarvis Landry, pero le sobre pagaron a Albert Wilson y Danny Amendola. Si el plan era buscar un QB en el draft, se contradijeron cuando reestructuraron el contrato de Tannehill (2 años más). Tal vez me estoy perdiendo de algo y los Dolphins tienen un plan bien definido sobre lo que quieren hacer, pero se siente como más de la misma rotación anual de la agencia libre que los mantiene en el purgatorio de la NFL.

Panthers

Ha sido un comienzo difícil para los Panthers en la temporada baja, y creo que esto se debe a la transición que está atravesando el equipo. Marty Hurney acaba de ser nombrado gerente general del equipo, pero eso no le da la libertad de “tirar la casa por la ventana” mientras el equipo está en venta. La incertidumbre monetaria ya provocó que piezas clave tuvieran que partir a buscar al mejor postor, ya que aquí eran prohibitivos el tipo de salarios deseados (Norwell se volvió el guardia mejor pagado de la liga en Jacksonville, Lotulelei se fue a Buffalo). El juego terrestre de los Panthers ya era un desastre el año pasado, ahora parece empeorar. Da la sensación de que los Panthers nunca le darán a Cam Newton un cuerpo de receptores competentes.  Parece que será Newton contra el mundo.

Cardinals

Los Cardinals se convirtieron en el último equipo en pagarle de más a Sam Bradford, $20 mdd por un año. No parece ser una buena inversión contratar a un veterano al que le cuesta mantenerse sano. Arizona cortó a Tyrann Mathieu que era pieza destacada en su defensa. A fin de año cuando se pregunten porque los Cardinals terminaron con récord de 4-12, recuerden las decisiones que tomaron en marzo.

Seahawks 

Es evidente que hay una seria reorganización en Seattle. Tras cortar a Sherman y cambiar a Bennett a Philadelphia, la Legión of Boom es una cosa del pasado. Earl Thomas es el último jugador restante, y eso está por verse (Al día de hoy se piensa que puede ir a Dallas). Hasta el momento Russell Wilson no ha recibido ayuda en ofensiva. Perdieron en la agencia libre al ala cerrada Jimmy Graham, y al receptor Richardson. Todo recaerá en Wilson para sacar el ataque a flote. Está por verse si los Seahawks podrán retener su estado de contendientes o entrarán en un periodo de mediocridad.

Browns

En el papel, los Browns son mejores de lo que eran antes de sus cambios. ¿Pero cuánto mejor después de usar gran parte de su tope salarial y de dar buenas selecciones del draft? Landry es un buen jugador, pero no vale la pena el dinero que Cleveland tendrá que pagarle para mantenerlo a largo plazo.

Damarious Randall tiene el potencial de convertirse en un buen safety, pero los Packers estaban dispuestos a dejarlo ir por una razón. Taylor es el mejor mariscal de campo que han tenido en su época reciente, pero ¿alguien lo ve como algo más que una medida provisional? Es probable que el equipo aún así elija a un QB en la primera ronda, por lo que da la impresión que regalaron una selección valiosa de draft por un jugador que no estará en el equipo dentro de un año.

Está claro lo que están haciendo los Browns: hacerse de veteranos capaces para construir un equipo competitivo para el 2018. Cleveland tenía los recursos para construir un mejor equipo si conservaba un poco más de paciencia.

Este ajetreo de temporada baja puede hacer que los Browns mejoren en el corto plazo, pero ha reducido considerablemente su techo a largo plazo.