Destino,

No sé que eres, ni que significas. Solamente sé que posees la forma mas peculiar de confundir al mundo.

Mientras un tipo de gente te asegura como algo ya escrito, otro, pretenciosamente te juran no ser mas que el resultado de sus actos. ¿Quién esta bien?

¿Por qué tu nombre es masculino mientras otros de tu clase, cómo la “Suerte”, son femeninos? ¿Tiene esto que ver con la forma en la que nosotros pensamos sobre ustedes? O mejor dicho, ¿no pensamos?

En fin, como sé que no responderás a mis preguntas, he decidido escribirte esta carta en forma de amenaza y bajo un solo propósito.

Te exijo que, bajo ninguna excusa, decidas hacer lo que se te pegue la gana este domingo como normalmente lo haces. En otras palabras, autoritariamente te pido que pierdas tu naturaleza por siete horas con lo que respecta a temas de la NFL.

Verás, los humanos, estos seres con los que juegas todos los días, tendremos la oportunidad de presenciar uno de los regalos mas grandes de toda nuestra historia.

Dos quarterbacks, cada uno de cuarenta años de edad, los cuales han representado al mejor deporte del planeta de una forma impecable, se enfrentarán en el aniversario noventa y nueve de la liga para pelear por ser el mejor.

En serio, te prohíbo te entrometas.

Sé perfectamente que la edad y el tiempo no te vienen ni va, sin embargo, debes considerar que nuestro cerebro no funciona igual y que, para nosotros, esta será muy probablemente la ultima vez que los podamos ver juntos en un escenario de este tamaño.

Por un lado, tendremos la fortuna de ver a un ser que ha ejemplificado perfectamente el concepto de entrega y sacrificio durante diecisiete temporadas. No por nada, ha ganado mas juegos de post-temporada (28) que cualquier otro ha tenido si quiera participaciones.

Del otro lado, tendremos a alguien que se ha convertido en nuestra definición de resiliencia por los últimos veinte años. A pesar de que la mayoría del mundo vio su carrera terminada por una lesión, siguió luchando como solo aquellas personas, que entienden el concepto de objetivos infinitos, lo logran hacer.

Actualmente, no hay jugador que haya lanzado mas yardas y pases de touchdown que él. Posiblemente nunca lo habrá.

Ahora, para tu patético argumento de que lo viejo eventualmente muere para darle entrada a lo nuevo, lo cual creo lo quieres representar con el “Alien” de veintitrés años que has puesto a jugar en Kansas City y el “Capitán Templanza” de veinticuatro en Los Angeles, te tengo una pregunta: ¿por qué no lo demostraste hace tres años con Cam Newton y, en lugar, decidiste darle una victoria mas a Peyton aun cuando se lastimaba un hueso diferente cada vez que lanzaba?

No, no.

No nos trates de hacer olvidar el enorme valor del pasado y la experiencia tratando de manipular estadísticas.

Resaltar los últimos tres récords perdedores (7-9) en New Orleans y las once intercepciones en New England, no son signos de inevitable decadencia, son anomalías provocadas por vidas de éxito constante. Quizá, el triste e irracional costo social de la excelencia.

Implantar en el mundo la idea que son estas “nuevas” ofensivas las que reinarán de ahora en adelante, y hablar exaltadamente de los 35.3 y 32.8 puntos por juego de los Chiefs y Rams respectivamente, es solamente otra de tus manipulaciones.

Para desmentirte, solo basta recordarle a la gente que ninguno de los tres equipos que lograron mejores marcas que estas (Patriots 2007, Broncos 2013 y Packers 2013) pudieron ser campeones.

Argumentar que el cuerpo de receptores que tienen Mahomes y Goff son altamente superiores a las defensivas que enfrentarán, no es mas que un grito de ignorancia.

¿Crees que vamos a eliminar por completo de nuestras mentes que fue Michael Thomas quien lideró en recepciones (125) este año? O peor aún, ¿crees que no sabemos que solamente Jerry Rice tiene mas recepciones en post-temporada que Julian Edelman?

Decir que Andy Reid merece un Super Bowl implica que Belichick ya no. ¿Nos vas a confundir a ese grado sobre conceptos básicos de la humanidad como la perseverancia y el inigualable valor que tiene apreciar el proceso sobre el objetivo? ¿La gente deja de merecer las cosas porque alguna vez las tuvo?

¿Has pensado en las repercusiones que tiene darle un trofeo a un Head Coachde treinta y dos años? Trofeo que lleva el nombre de quien consideramos creador de la filosofía del juego y quien no lo logró hasta sus cincuenta y cuatro.

No, no. No nos puedes hacer esto.

Es más, puedes, con el fin de olvidarnos por momentos que existes, darnos dos partidos dramáticos tal como lo hiciste en la semana seis y nueve. Puedes convertir a Patrick Mahomes en el MVP mas joven de la historia (Dan Marino – 23). Puedes hacer a Sean McVay el coach del año por segunda vez consecutiva y, es más, darle el premio por los siguientes diez años si quieres.

Pero te exijo, lo único que no puedes hacer, es privarnos de ver a Tom Brady y a Drew Brees en Atlanta.

Sinceramente,

El mundo.