A lo largo de 31 ediciones de Juegos Olímpicos hemos visto crearse hitos de muchos países en las diferentes disciplinas olímpicas, sobre todo los deportistas de nuestro país vecino en el norte, pero, ¿por qué los deportistas estadounidenses, chinos, británicos, japoneses o del país que me digan son tan buenos? Es acaso el deportista mexicano tan inferior a sus colegas que es incapaz de ganar una medalla olímpica en cualquiera de las disciplinas que participa. Yo creo que no, se ha demostrado con los “garbanzos de a libra” que los atletas mexicanos son capaces de ganarle a cualquier atleta del mundo, ahí tenemos a un Joaquín Capilla en clavados, un Raúl González en marcha, una Soraya Jiménez (Q.E.P.D.) en halterofilia o a unos muy competitivos Ana Gabriela Guevara en atletismo (400 mts. planos) o Noé Hernández (Q.E.P.D.) ambos medalla de plata en Juegos Olímpicos, una muy constante medallista en la persona de Paola Espinoza, pero ¿por qué la mayoría de deportistas mexicanos fracasan en Juegos Olímpicos? Mi respuesta es que no lo sé y creo que nadie lo puede saber a ciencia cierta, tal vez solo los atletas, sin embargo podemos analizar su entorno para tratar de comprender el porqué la mayoría no logra conseguir la tan ansiada presea o ni siquiera lograr ser competitivo en la justa veraniega.