Antes de que nos lo quiten, disfrutemos o suframos las mieles del descenso jajaja. Y es que sí, el asunto de qué equipo podría abandonar la Liga MX muchas veces resulta mucho más interesante que el torneo propio torneo regular.

Para este Clausura, el Veracruz era el candidato ideal al inicio de la campaña, con una distancia de más de diez puntos con respecto a los de arriba y con un plantel exageradamente variado que a leguas se tardaría en acoplarse. Cinco fechas después parece que hay luz al final del túnel, pero ¿será que les alcanza para salvarse de nuevo?

Plantel limitado

Recuerdo haber comentado en alguna nota al inicio del Clausura que el plantel de Veracruz nada más no pintaba bien, que carecía de jugadores con carácter que lograran arrastrar el equipo incluso a pesar de sus propias limitantes, y justo eso es lo que hemos visto estas jornadas, un cuadro muy gris que no hace pesar su localía y casi anestesiado al ataque. Aún así, el fin de semana lograron el primer triunfo del torneo que debería motivarles.

Rival a modo

A todas luces, el hecho de que los escualos estén vivos e incluso sueñen con salvarse es el terrible torneo que está teniendo el recién ascendido Lobos BUAP, los cuales están sufriendo por el terrible sistema de descenso que ante cualquier descuido te manda al fondo de la tabla, y vaya que se han “descuidado” muchas veces en las 5 fechas que van.

Los de Rafa Puente Jr. no han estado ni cerca de ser el equipo contundente de la temporada pasada, eso sí, siguen defendiendo terriblemente y esa es justamente la diferencia entre el Apertura y el Clausura; lo peor es que no se ve por dónde levante cabeza.

¿Se salva?

En cuanto a lo futbolístico, yo no esperaría demasiados cambios en las formas del Veracruz, un equipo gris, intentando pararse bien y aprovechando descuidos del rival, actitud digna para descender, y más si vemos que su rival, Lobos, tiene un estilo más hecho. El asunto es que Lobos no logra hacer que se plasme en el marcador y se está hundiendo solo.

Viendo el calendario que tiene tanto Veracruz como a Lobos, pues ni a cual irle, ninguno de los dos tiene cómo levantar, el asunto aquí es que el más presionado es el cuadro poblano, ya que ni los empates le ayudan, tiene que ganar sí o sí, y viendo que tiene enfrente rivales como Tigres o Monarcas justo antes de la “final” ante Veracruz, puede que para ese entonces ya está por debajo de los del puerto.

Veracruz no se va a salvar, LO VAN SALVAR, lo va a salvar Lobos, que parece un avión a toda velocidad listo para estrellarse contra el asfalto. Hace un buen rato que se quedaron sin frenos y la última parada será el Ascenso MX.