(Photo by Refugio Ruiz/Getty Images)

Parecía que Chivas resucitaba en el torneo de liga y se encaminaba a un puesto en la fiesta grande; aquellos crédulos que pensaron así hoy deben estar molestos con Matías Almeyda por mandar un cuadro alterno ante Veracruz.

¿Hizo bien “El Pelado” en tirar el torneo de liga entregando el partido con una alineación plagada de jóvenes; no se supone que los equipos grandes deben luchar por todas las competencias?

Matías Almeyda ha ligado su segundo torneo consecutivo sin calificar a Liguilla, si su equipo pierde en Nueva York a media semana, se irá con las manos vacías una vez más.

¿Tiburones era una presa fácil?

Parecía que se enfrentaban dos equipos con realidades diferentes por el simple hecho de que Veracruz lucha por la permanencia, no obstante ambos tenían 15 puntos.

Por si fuera poco, los Tiburones llegaban con dos victorias consecutivas ante Atlas y Tijuana; Chivas venía con una victoria y un empate, los escualos tenían mejor racha.

Si Chivas pensaba ganar, era necesario presentar su “mejor” plantel, pues Veracruz ha venido mostrando un repunte interesante al cierre de este torneo; no era un equipo fácil.

¿Liga MX o Concachampions?

Para Matías Almeyda, poner a su “mejor” cuadro significaba quemar hombres que iba a necesitar en la semifinal de vuelta de la Concachampions.

¿Qué torneo es más importante? Lo respondo con este planteamiento: ¿cuándo vas a volver a estar en alguna de las dos instancias? La Liga MX siempre va estar ahí; la Concachampions no.

Bajo esta lógica, ¿qué importa tirar por la borda otro torneo de liga si al final volverán a competir ahí al siguiente semestre? No se puede decir lo mismo del otro certamen.

Muchos dirán que un equipo grande debe competir en todos los torneos. Totalmente de acuerdo, pero hablamos de Chivas, un equipo con una directiva muy pequeñita.

¿Hay un mensaje oculto de Matías?

Desde el inicio del torneo este redactor se quejó de la falta de verdaderos refuerzos en el plantel, desde entonces Almeyda ha trabajado con un equipo limitado.

La directiva ha sido incapaz de ponerse a trabajar en hacer más fuerte al plantel y se ha cometido error tras error hasta dividir el vestidor y a toda la institución.

Con este panorama, Matías Almeyda tiene todo el derecho de meter un cuadro alterno plagado de jóvenes en la parte crítica del torneo de liga.

Es una manera de decirle a la directiva: “¿quieren que compitamos como equipo grande en todos los torneos?, pues armen una plantilla de equipo grande”.

Matías Almeyda no se equivocó; su decisión de meter jóvenes en el partido contra Veracruz fue correcta pues combate dos flancos muy claros.

No sólo llegará con un plantel fresco a un torneo de mayor importancia, sino también manda una señal al “Derrepentesoychiva” De Anda de que debe machetear duro este verano para construir un mejor plantel.