Apenas inició el torneo y ya pueden rodar cabezas de algunos técnicos, y no es de extrañarse, la liga mexicana es así, si no das resultados en las primeras jornadas, te puedes ir del banquillo, el futbol mexicano es tan mágico que cualquiera puede ser el campeón, aunque algunos digan que no, pero a veces las malas rachas no las genera el director técnico, son los jugadores, pero es más viable correr a un cuerpo técnico, que correr a 22 futbolistas. Actualmente hay 3 candidatos para ser despedidos. Veamos.

Ricardo La Volpe 

El viejo lobo de mar está contra las cuerdas, en estas 4 jornadas no ha sacado buenos resultados, y si analizamos hombre por hombre, es un gran equipo, cuentan con buenos talentos individuales, pero colectivamente no encuentran esa fórmula para poder armar un trabuco, y no me quiero arriesgar, pero parece que los jugadores le están “tendiendo la cama”, no me explico cómo un defensa central como Maidana no pueda rendir en el futbol mexicano, en River Plate era impasable, pero ahora con Toluca parece que juega contra su voluntad, y el “bigotón” que es especialista en rescatar jugadores, con Maidana no puede, no puede rescatar el gran nivel del central.

En la ofensiva Alexis Canelo se está viendo muy lento, muy desubicado en el área contraria, y eso le está costando muchos goles a favor, están perdonando, y eso a la afición le está desesperando, piden a gritos un cambio de actitud, pero que con La Volpe se ve muy difícil, estoy seguro que la directiva lo va aguantar unas 2 jornadas más, y si no encuentra los puntos necesarios para revivir, se irá muy pronto, literal, lo mandaran al infierno. 

Martín Palermo 

El jugador histórico de Boca Juniors está en una situación un poco compleja, no ha conseguido los puntos que se esperaban, y es que cuando llegó a Pachuca se le criticó demasiado por no tener la experiencia necesaria para llegar al futbol mexicano, pero en su primer medio año, mostró algunas cosas buenas, no reinventó el futbol de Pachuca, pero sí pudo arreglar ciertas cosas tácticas, es por eso que la directiva le dio el voto de confianza para esta temporada en donde está dando pena ajena, es un situación similar a la de Toluca, si vemos hombre por hombre es un equipazo, tiene jugadores que han marcado diferencia en algunos partidos, pero en esta etapa se están viendo muy mal.

La afición ya no quiere a Palermo en el banquillo de los Tuzos, y se ve viable que salga, pero el problema es, ¿quién llegará?, no hay muchas opciones en el mercado mexicano para cubrir esa baja del cuerpo técnico, y si se va Martín, la directiva iría por un entrenador extranjero, cosa que ya no quiere la afición, y otra vez tirarían un torneo a la basura.

Igual que La Volpe, lo aguantarán dos jornadas más, pero si no saca un buen resultado en Puebla, puede adelantarse su adiós.

José Luis Sánchez Solá

El famoso Chelís no encuentra la suya, y es que parece que su fórmula mágica de vender espejitos ya no está funcionando. Él se dice gran motivador, y que hace muchas cosas por el equipo, pero así no se ganan partidos, claro que le tienes que poner ganas, pero también tienes que tener cierta calidad para poder ganar un encuentro.

Cada partido que pasa dice que ya están por mejorar, pero lo cierto es que no pasa eso, se entiende que no cuenten con buenos jugadores, pero eso de inventar posiciones solo porque él quiere, no es lo más sano. El Club Puebla es uno de los equipos con mejor marketing en la Liga MX, pero es de los peores en la cancha, si no tiene resultados rápido, el Chelís se va a ir y se irá como uno de los peores técnicos que ha tenido el equipo. 

Conclusiones 

Para mi el que ya está en la puerta de salida es el Chelís, un técnico muy limitado en su forma de juego en donde las bonitas palabras no sirven, sí rescató a un equipo, pero no es posible que no haya formado un cuadro base y que en cada partido tenga que estar modificando como si fuera partido del FIFA, la afición poblana lo quiere mucho por conseguir un ascenso, sí, solo por eso lo ama, no porque los haya hecho campeones o porque haya formado un equipazo. En su momento el Puebla se hacía respetar, pero ahora es todo lo contrario. José Luis Sánchez Solá se la pasa criticando más al arbitraje y no habla para nada de lo que no hicieron en la cancha, eso ya raya en lo ridículo, es por eso que no tarda en irse del banquillo del Puebla, de un equipo que necesita un exorcismo para poder pelear de media tabla para abajo.