El duelo del jueves confirmó muchas cosas, de entrada, que tenemos a los dos mejores equipos mexicanos del momento, con ofensivas potentes y que -por lo menos Santos por ahora- ha confirmado el peso específico de su localía. Si bien no son equipos de convocatoria nacional, los verdaderos fans de la Liga MX no tienen de qué quejarse con un gran partido de vuelta a cuestas, que promete emociones pero en serio.

Para ir palpando el juego de vuelta, repasemos los puntos finos de lo que nos dejó la ida, algo así como “lo que aprendimos” del primer capítulo de la final del Clausura MX.

Toluca irregular

Este punto fue tocado en la previa que realicé hace unos días, y tal como si los de Cristante estuvieran siguiendo un guión, lo llevaron a cabo en la cancha del Corona.

Toluca fue demoledor en la primera parte, de hecho, tranquilamente se pudieron ir un 2-0 arriba, y parecía que Santos ni siquiera metería las manos en esta final, pero oh sorpresa, el gol a favor le cayó muy mal a los Diablos que, fieles a lo que habíamos visto las últimas semanas bajaron su ritmo de juego y por ahí Santos aprovechó para darle vuelta y hasta barato les salió.

Pegada descomunal

Esa jugada de Djaniny donde se llevó arrastrando a Talavera y compañía es una muestra perfecta del potencial ofensivo de Santos que, literal, se llevó entre las patas al Toluca en la Laguna. Es impresionante el nivel de conjunción que muestra este conjunto, y más si tomamos en cuanta que la temporada pasada nada más no daban una, y eran un conjunto gris que a duras penas sacaba empates en su campo.

A pesar de las flores, siento que la ventaja fue demasiado corta, e ir a un terruño complicadísimo como los es la bombonera implica demasiado, en especial para un conjunto, que ya vimos, le cuesta trabajo meterse al juego, y sólo lo hace una vez que han sido golpeados; les gusta la mala vida.

¿Remontará Toluca?

Creo que el trago amargo ya pasó para los de Cristante, como lo mencioné en la semana, si salían vivos de la Comarca entonces habría chances reales de levantar el trofeo, y así ha sido, Santos perdonó y va a terminar pagándolo caro en su viaje a la capital mexiquense, lugar en donde ya perdieron dos finales y van por la tercera. Al final, siempre es sano que el mejor equipo del torneo salga Campeón.