A pesar de estar a sólo dos puntos de zona de Liguilla (bendita Liga MX), Pachuca no ha podido replicar el éxito de hace unos años, con un torneo Apertura bastante mediocre y dejando la impresión de que podían dar más en un Mundial de Clubes donde terminó con un aceptable tercer lugar.

El 2018 no ha cambiado la tónica, y la goleada de la semana pasada aunado con la remontada del Necaxa con un hombre menos debe estarle provocando dolor de cabeza a Diego Alonso, y si le sumamos la eliminación temprana en Copa MX ante Zacatepec, peor.

Después de repasar esta pila de desaciertos, veamos las causas del momento difícil de los Tuzos.

Defensa de agua sin “Conejo”

Un factor que podría estar jugando en contra de Pachuca es la falta de un líder experimentado dentro de la cancha. Recordemos que Alonso le otorgó a Alfonso Blanco la titularidad en Liga, mientras que Óscar Pérez quedó relegado sólo para el torneo copero. 

El punto más débil del equipo se encuentra en sector defensivo. Pachuca es la segunda peor defensiva del Clausura 2018 con 21 goles recibidos. Esta vulnerabilidad se debe a que jugadores como Emmanuel García, Óscar Murillo y Raúl “Dedos” López no pasan por su mejor momento. 

Incluso el que fue su mejor hombre por varios torneos ya no es considerado por Diego Alonso. Omar González sólo ha jugado 90 minutos en el actual torneo y parece cantada su salida. La no clasificación de Estados Unidos a Rusia 2018 le pegó durísimo al central, admitiendo que era el peor momentos de su carrera. 

Falta gente clave

Los ultimos mercados de pases han sido descomunales para la plantilla, teniendo que decir adiós a símbolos como Rodolfo Pizarro e Hirving Lozano, y mas recientemente el de Jonathan Urretaviscaya que partió a tierras regiomontanas.

Tras la salida de “Chucky” ninguno de los refuerzos han asumido el rol protagonista que tenía el juvenil mexicano. Ni Keisuke Honda, quien llegó como refuerzo bomba, aunque en el actual torneo el japonés es junto con Ángelo Sagal y Erick Gutiérrez los mejores anotadores del equipo con 4 goles, cifra, que, dicho sea de paso, es bastante corta.

Cierre complicado 

Restan 5 fechas para concluir el Clausura 2018 y el calendario de Pachuca indica que no lo tendrá fácil. Se enfrenta a tres rivales con nivel de Liguilla (Monterrey, Puebla y Santos) y cierra el torneo regular ante rivales aparentemente inferiores (Querétaro y Atlas). 

No clasificar a la Liguilla por segundo torneo consecutivo terminaría por consumar el adiós de Diego Alonso con los Tuzos, después de 3 años de exitosa relación laboral, y viendo la situación, no dudo que esto suceda. Lástima, ya que él no el total responsable de la crisis, pero los Técnicos son hijos de los resultados, y éstos noa compañan al uruguayo.