Tras debutar con los populares y apasionantes Tecos en 2009, Alanís había tenido una carrera que pasaba desapercibida hasta que en 2012 fue fichado por Santos Laguna, equipo con el que se consolidó como un defensa central confiable y de buen nivel en la liga MX.

Sus buenas participaciones con Santos Laguna le valieron para ser tomado en cuenta por las Chivas de Guadalajara y reforzar una poco convincente línea defensiva que dependía en gran parte sólo de Jair Pereira.

Su paso por Chivas tiene muchos matices, levantó títulos pero también pasó momentos complejos, momentos complejos que estuvieron directamente relacionados con su deseo de salir de México y buscar el sueño europeo. Ahora que al parecer lo ha conseguido, buscará trascender pero para eso, primero deberá consolidarse en un equipo pequeño de España: El Getafe.

Tiene argumentos para ir a Europa

La carrera de Alanís, si bien no ha sido brillante, tiene una curriculum interesante con Santos Laguna, donde destacan una liga y una copa mx, y con Guadalajara, equipo con el que consiguió una liga, dos Copas MX y el recién título de Concachampions.

También ha tenido participación en la Selección Mayor; en 2011 tuvo su primer llamado con Luis Fernando Tena pero nunca se consolidó, parecía tratarse de un tema de debut y despedida, hasta que Miguel Herrera volvió a tomarlo en cuenta en 2014, aun así, nunca había sido un referente de las convocatorias.

Fue hasta el 2015, tras ser tomado en cuenta para la Copa Oro del mismo año, que comenzó a ser considerado en varias ocasiones para formar parte de la selección.

Es un futbolista que tiene condiciones suficientes para intentar hacer una carrera interesante en Europa, en un equipo de mediano nivel, por supuesto.  Tiene una estatura competente de 1.84 metros, posee buen toque de balón con una zurda educada y tiene una destacada salida con una aceptable visión para asistir a sus compañeros de adelante.

Llega a un equipo de su nivel

Alanís estaría llegando a un equipo que en el presente torneo ha tenido una muy buena campaña. Tras 35 fechas jugadas de la liga española, se encuentra en el séptimo lugar de la tabla general y con pretensiones de UEFA Europa League.

Es un conjunto recién ascendido, bien dirigido por José Bordalás, quien por cierto fue quien consiguió el ascenso. Los equipos de Bordalás se caracterizan por un buen trabajo defensivo, un buen manejo de balón y el atacar con solvencia. Esto suena bien para Alanís, un jugador cuyas cualidades pueden ser interesantes para el equipo. Oswaldo es un central zurdo, técnico y con buen juego aéreo.

El equipo ha sabido amoldarse perfectamente a las exigencias del presente torneo y se ha colocado en una zona media alta de la tabla general, no se le puede exigir más.

Recordemos que Alanís luchó e incluso se metió en problemas por el deseo de probar suerte en Europa. Yo respeto eso, estaba en Chivas, uno de los equipos más populares y mediáticos de México, con uno de los mejores estadios de América Latina y pasará a jugar a un estadio sencillo y pequeñito para 17 mil personas, totalmente alejado del glamour del estadio Territorio Santos Modelo o el estadio Chivas.

Un aspecto en contra  a tomar en cuenta es que jugará a un nivel al que nunca se ha expuesto. Como defensa central de un equipo chico (que pese a haber hecho un gran último torneo, su estado natural es buscar no descender) deberá soportar los embates de equipos muy fuertes y de alto nivel como Villarreal, Valencia, Sevilla o Atlético de Madrid, sin mencionar a los todo poderosos Barcelona y Real Madrid.  Será clave el qué tan rápido puede ponerse en sintonía a su nueva realidad.

Conclusión

No creo que Alanís la rompa en su paso por Europa, entendiendo lo que “romperla” significa. En mi opinión, “romperla” es realizar lo que hace Hirving Lozano en el PSV o lo que hizo Javier Hernández en su primer torneo en Leverkusen.

Creo que Alanís puede consolidarse en la titularidad de un equipo chico como el Getafe y pelear por mantenerse en primera división pero no creo que dé para más. Tiene 29 años, es verdad que está en su máximo nivel de rendimiento, pero también es cierto que el comienzo del declive de su nivel físico y futbolístico está muy cerca. Dudo que de un salto a un equipo de mayor importancia.

Tendrá un desempeño aceptable, pero no será muy larga su estancia. Tal vez pudo romperla si hubiera salido hace unos cinco o seis años, pero ahora… lo más sensato parecía quedarse en Chivas y no arriesgarse a no ir a la Copa del Mundo.