Se nos fue la jornada 14 con resultados desconcertantes, ya que los que veíamos más sólidos terminaron decepcionando y otros regresaron de la muerte. En un fin de semana de dobletes, veamos a los héroes y villanos que que se llevaron las portadas.

Héroe: Julián Quiñones

En Lobos BUAP no hay medias tintas, o la rompen o los rompen, y este fin de semana la rompieron, y lo hicieron encima del eterno perdedor, Cruz Azul.

Los poblanos jugaron a 100 revoluciones y por lo mismo, su gran goleador, Julián Quiñones lució como al inicio del torneo. Por esta semana se viste de héroe marcando doblete y se pone a un tanto del líder de goleo. Lo único que le pedimos es consistencia y que se porte bien.

Héroe: Enner Valencia

Otro que arrancó con todo el torneo y después se fue apagando. Al final, sabemos que los goleadores que se enrrachan al cierre de la temporada normalmente la rompen en la liguilla, y me imagino que algo así deberá estar pasando por la mente del ecuatoriano.

El sábado dio una muestra de potencia y le clavó dos al Toluca, alzando la mano para meterse de lleno por la lucha por el botín dorado de la liga.

Héroe: Julio Furch

Cuando llegó a Torreón todos esperaban ver a ese goleador de raza que conocimos en el puerto jarocho, sin embargo, el delantero se marchitó junto con la ofensiva lagunera.

El cambio de entrenador ha refrescado a “los guerreros” que ligan dos victorias y aún sueñan con Liguilla, y de seguir así podrían lograrlo, claro, siempre y cuando Furch siga mostrando la contundencia que le hemos visto, con gol ante Necaxa y doblete frente a Gallos.

Villano: Gustavo Bou

Cerramos con un delantero más, pero esta vez para mal. El estado anímico de Gustavo Bou influye muchísimo en el desempeño de Tijuana, para muestra un botón. En el duelo cerradísimo del viernes, cualquiera pudo haber salido airoso, a tal grado que un penal dudoso fue la diferencia. Pues con todo eso, Bou desperdició un ‘regalito’ que le dejó la zaga atlista, donde terminó en mano a mano ante el arquero y no supo definir.

Ni modo, otras veces se viste de salvador, hoy fue victimario de su propio equipo.