Mucho se ha hablado de la crisis que atraviesan equipos mexicanos como Veracruz, Cruz Azul o Guadalajara, pero muy poco se habla del Club Puebla, un equipo que desde hace mucho tiempo no ha sido protagonista en la Liga MX y que cada torneo que pasa, decepciona más sus aficionados. ¿A qué se debe?

Directiva poca comprometida 

Si hablamos del cambio de directiva del Club Puebla en los últimos 10 años, debemos hablar de mucha gente involucrada y muchas decepciones, no ha habido una dirigencia que realmente cambie la imagen del club y que invierte lo que se necesita para lograr un equipo competitivo, cosa que no es costumbre del Puebla, pero no se pierde nada tratando de armar una una plantilla decente. 

Con la salida de los Chargoy, llegó TV Azteca, la televisora creyó que la plaza poblana podría revivir, cuando es todo lo contrario, y la afición tuvo fe en que sí sería el cambio perfecto. Si analizamos los últimos torneos, nos daremos cuenta que no hay una estabilidad en todos los rubros, en todas las áreas hay algo que está fallando y eso lamentablemente se refleja en la cancha, y en un equipo de futbol, las buenas o malas gestiones se notan en el campo de juego. El Club Puebla es de esos equipos que tiene “poder” en la FMF y eso hace que jugadores muy malos, acaben en el club, si vemos los últimos fichajes en el mercado nacional, veremos que son futbolistas que nadie quiso y que fueron desechados, aunque suene cruel, es la verdad, el ejemplo más claro es Maximiliano Perg, el uruguayo casi nunca jugó en Toluca y fue traído a Puebla como un defensa poderoso. Claro que la FMF no tiene la culpa de los malos fichajes, eso también nos habla de una nula inteligencia deportiva que contratan como si jugaran FIFA, no entienden el proceso de poder cerrar a un jugador y eso es lo más triste, que un equipo de primera división haga eso. 

Club nada atractivo

Si tu le preguntas a un jugador en qué equipo quiere jugar en la Liga MX, la última opción es Puebla o Veracruz, es muy triste que en el equipo poblano nadie quiera jugar y si vienen, llegan sin compromiso, muy pocos jugadores se la rompen por la franja. Pongamos un ejemplo, los grandes ídolos de la institución poblana son jugadores de hace 30 años, entre ellos Carlos Poblete, Aravena, Ruiz Esparza. Ahora bien, ¿Cuál es el último ídolo del América? Podemos mencionar a Chucho Benítez, ¿Quién es el último ídolo de Monterrey? Humberto Suazo, ¿Quién es el ídolo de Tigres? Gignac; esto nos da a entender que en los últimos 30 años no ha habido un jugador estandarte del Puebla, tal vez Zamogilny o Álvaro González, pero son futbolistas que solo han dado una o dos temporadas buenas, de ahi en fuera, no existe nadie. Es muy triste que una plaza tan importante como Puebla no pueda tener un equipo competitivo y a jugadores que realmente muestren su calidad futbolística, cada vez llegan más y más jugadores desconocidos, que a lo mejor no tiene nada que ver al 100%, pero si nadie los conoce y aparten juegan espantoso, pues es una mezcla muy horrible. 

Conclusiones 

El Club Puebla es un equipo gris y hasta se puede decir intrascendente en la Liga MX, pero esto no es culpa de la afición, aunque varios dirigentes digan eso, la afición no tiene la culpa de que la directiva contrate a jugadores de medio pelo o directores técnicos muy limitados, pero también ellos que pueden hacer si no cuentan con jugadores de calidad. La crisis futbolista viene desde las categorías menores, no hay un proceso en donde la institución saque a dos o tres jugadores por temporada aunque sea tres partidos, y eso hace que traigan a extranjeros muy pero muy malos. Ojalá esta crisis acabe ya, por el bien de la plaza, de la afición y del renombre de la institución, la ciudad de Puebla no se merece a un equipo así, incluso hasta cuando existían los Lobos BUAP, mucha gente se cambió de club por las decepciones de la franja, ahora toca esperar para ver que pasa el otro torneo, se ve muy difícil un cambio, pero ojalá se de pronto.