Han pasado cinco jornadas del futbol mexicano y Cruz Azul aún no muestra el futbol que se esperaba desarrollar a esta altura del torneo. Varios son los factores que están mermando a los cementeros para rendir al cien, pero aún cuentan con tiempo para corregir y jugar mejor en la parte que resta del certamen, veamos cuáles podrían ser los más importantes.

Recuperar lesionados

La Máquina tiene una de las mejores plantillas del futbol mexicano, sin embargo varios de sus hombres más importantes cayeron lesionados y se han mantenido fuera de las canchas. Entre ellos está Pablo Aguilar, líder indiscutible de la saga cruzazulina que le aporta de todo un poco al equipo y que sin él sufren de más para contener a los rivales.

Otro de los hombres importantes que está fuera es Adrián Aldrete, quien el torneo pasado rindió muy bien y estaba haciéndolo en este inicio. También se suman Jordan Silva y Edgar Méndez.

Es obvio que recuperando a estos elementos, salvo Stephen Eustáquio, los celestes pueden tener mejor calidad futbolística individual y aunque los jugadores que los han suplido mostraron un nivel aceptable, siempre será mejor retomar a los titulares para que vuelvan a su versión habitual.

Contundencia

Una de las cosas que más le ha costado a la Máquina revertir es la falta de gol en lo que va del torneo, porque a pesar de tener a su delantera completa, ni Cauteruccio, Alvarado o Caraglio han podido marcar, tan solo Elías Hernández es quien ha puesto los únicos tres tantos que los cementeros acumulan y dos de ellos fueron vía penalti, lo que habla de la sequía que atraviesa la artillería de los atacantes azules.

En el Apertura 2018, hasta estas cinco fechas, Cruz Azul ya tenía nueve pepinos a favor, es decir lo triple de lo que registra por ahora, no obstante solo es cuestión que alguno de los delanteros moje para recuperar la confianza y se enganche para sumar con el equipo, porque la calidad la tienen de sobra y para muestra de ello el torneo de copa donde suman cinco goles en tres partidos.

Serenidad

Lo más sencillo ante una mala situación es echarle la culpa a segundos o terceros o en este caso a las lesiones que aquejan al equipo azul, por lo que es necesario que tanto jugadores como cuerpo técnico mantengan la calma y sepan sobrellevar esta situación, teniendo presente que todo esto terminará. Uno de los principales responsables de llevar a buen puerto este momento es Pedro Caixinha, quien tiene que mesurarse en cuanto a sus momentos explosivos, ya lo vimos en conferencia de prensa después del partido ante Xolos en el Azteca, por lo que él es el primero que debe calmar las aguas para transmitirlo a sus jugadores y estoy seguro que tanto el timonel portugués como el resto de la directiva y el equipo lo saben.

En el torneo pasado y en anteriores los celestes habían trabajado en la cuestión anímica y este no es la excepción, sobre todo para un equipo que constantemente es golpeado en lo emocional y si Cruz Azul quiere levantar en esta competición debe empezar a ocuparse de ello en primer plano sí o sí.