(Photo by Refugio Ruiz/Getty Images)

Llevamos seis jornadas y media de la Liga MX, y ya nos podemos dar una idea de cómo están las aguas entre los clubes que la integran. De entrada, vemos que los de costumbre siguen comandando la cima, con sus altibajos de costumbre, pero ahí andan. Por otro lado, tristemente también nos topamos con el hecho de que las mismas decepciones siguen levantando la mano, y es que al inicio del campeonato llegamos a pensar que tanto Chivas como Cruz Azul podrían volver a ser protagonistas, sin embargo, esto no ha pasado.

Revisemos el arranque del Clausura y determinemos cuál de estos dos “grandes” -al menos en convocatoria- ha decepcionado más.

Cruz Azul. Proyecto nuevo, mañas viejas

Aún recuerdo por ahí algún cruzazulino que me contó emocionado que los refuerzos llegaban bien y que los cimentos que había dejado Jémez se podrían utilizar para tener un buen Clausura, desafortunadamente el proyecto, ahora comandado por Caixinha, nada más no anda, al contrario, los veo con una incertidumbre tremenda, dando muy poquitos destellos de conexión y con una lápida terrible en el Estadio Azul, cancha de donde se están despidiendo sin conocer la victoria en lo que va del 2018.

Y para acabarla, los refuerzos han pasado sin pena ni gloria, de entrada Walter Montoya, que llegaba como el indicado para comandar el mediocampo celeste, ha pasado desapercibido por el “proceso de adaptación”. Por otro lado, el “punching bag” favorito de todos, Carlos “Gullit” Peña que ha cantinfleado por la cancha y ahora se nos va de mini-vacación tras la lesión del fin de semana pasado. Ni cómo ayudarlos.

Chivas, 9 meses después

Tal parece que fue un esfuerzo titánico el conseguir el título para Guadalajara, porque desde aquel mayo de 2017 el conjunto de Matías Almeyda nada más no levanta cabeza. Pasaron un Apertura de pesadilla, con el pretexto del verano machucado por la convocatoria de Selección, pero con el paso de las semanas los pretextos se diluyeron y nos quedó un equipo desconectado y penoso.

Las siete fechas del Clausura 2018 no han modificado en nada el panorama, de hecho, la situación se ha puesto peor con todo el asunto de Alanís que ya conocemos de sobra.

¿Cómo resumir el presente de Chivas? Un técnico presionadísimo, una zaga poco confiable y fuera de forma, y un ataque que falla, falla y falla. Así poco se puede esperar.

¿El peor?

Debo decir que que Cruz Azul tiene tantito crédito, tantito eh, y eso porque está comenzando (de nuevo) un proyecto que se supone está planeado, por lo menos, a cuatro torneos cortos, a ver si no se les mete la locura en la Noria y se mandan lejos mutuamente.

Con base en lo anterior, me queda muy claro que la peor decepción en casi medio torneo de Liga MX es el Guadalajara. Si bien en invierno parece que perdió fuerza y no llegaron fichajes de grandes reflectores, aún tienen la misma base que ganó el título. No me digan que Orbelín, Eduardo López o Alan Pulido no son jugadores talentosos que deberían echarse el equipo al hombro, lástima que son los reyes de la irregularidad.

Como ya se ha dicho, Almeyda DEBE completar su proceso, no es momento de darle cuello, pero eso sí, tantito respeto por la playera la llevan arrastrando un muy buen rato. ¡Decepcionantes!