Chivas está por iniciar otra temporada, luego de un 2018 que será recordado como uno de los peores de su historia (uno más de otros tantos). ¿Podemos hablar del inicio de una nueva era donde Matías Almeyda quedó finalmente atrás; está el equipo para volver a ser campeón?

Hagamos un análisis de los pros y contras que tiene el equipo de cara al Torneo Clausura 2019.

Factores en contra de Chivas

José Luis Higuera sigue ahí. La tóxica presencia de José Luis Higuera en la institución continúa siendo uno de los principales factores en contra, pues genera una enorme brecha entre el equipo y la afición. Ha secuestrado la marca Chivas.

Una de sus principales labores ha sido limpiar el equipo de elementos que todavía huelan a Matías Almeyda, es así como únicamente sobreviven Isaac Brizuela (que se lesionó cuando el doblete) y Jair Pereira, este último renunciando a una mejora salarial.

Ahora no tienen mejor equipo, la directiva no hizo caso a la demanda popular y siguió desmantelando al cuadro, sacando jugadores clave y anunciando la llegada de elementos de menor calibre.

Dejó ir a José Juan Macías, también se despidió de Orbelín Pineda, Edwin Hernández e hizo a un lado a Carlos Salcido de manera grosera. Recordemos que un cuadro debilitado fue lo que terminó enterrando el buen trabajo de Matías Almeyda.

Pretemporada corta, habrá experimentos en el torneo

La poca o casi nula pretemporada con la que llega el nuevo cuadro de cara al Torneo Clausura 2019 debe ser motivo de preocupación; iniciaron actividades apenas el 26 de diciembre y volvieron a romper filas por fin de año.

Se presentarán con apenas dos partidos de preparación y escasas dos semanas de trabajo táctico. Prácticamente será a partir de la jornada uno donde José Cardozo empiece armar a su equipo sobre la cancha, muy a pesar de que no tiene tiempo de experimentos.

Desgraciadamente, esto hace que la cama ya esté tendida para el Pastor Diabólico, pues Marcelo Michel Leaño nada más está esperando a que no se den los resultados para que en la jornada cuatro o cinco lo presenten como nuevo técnico de Chivas.

Con este panorama, todo parece indicar que Chivas tendrá un nuevo año de fracasos, lo que viene siendo ya normal en el reinado de José Luis Higuera; sin embargo, hay detalles que vale la pena destacar pues podrían jugar a favor del equipo.

Factores a favor de Chivas

Mayor disciplina en la plantilla. Uno de los grandes problemas de Chivas en los últimos años fue la indisciplina; “Chofis” bailando en una alberca y Alan Pulido carente de vergüenza deportiva en un baile son ejemplos perfectos.

El Torneo Clausura 2019 será el primer certamen donde finalmente José Luis Higuera contará con un equipo limpio de “Matías-Almeyda-ismo”, se deshizo de todos los que le dieron la espalda apoyando al Pastor de Pastores.

Con un control casi total de la institución, Higuera se ha dado a la tarea de pasar cartilla a todos los elementos, incluido cuerpo técnico.

Habrá un control férreo de los jugadores tanto dentro como fuera de la cancha, lo que podría impedir que las actitudes negativas dañen el rendimiento del equipo.

Han dejado sin excusas a Cardozo

El Torneo Clausura 2019 será el primer certamen con un cuadro hecho bajo las exigencias de José Cardozo, hasta se atrevieron a correr a Carlos Salcido de una manera ominosa, al más puro estilo de Jorge Vergara.

Lo único que no le cumplieron fue la adquisición de Alfredo Talavera, pues Toluca comenzó a salivar ante la oportunidad de sangrar los bolsillos del rebaño.

La llegada de jugadores como Hiram Mier, Alexis Vega, Luis Madrigal y Jesús Molina ilusionan muy poco por sí mismas, pero son adiciones en puestos que expresamente solicitó el Pastor Diabólico. José Luis Higuera se encargó de dejar a Cardozo sin excusas.

Aprovechará mejor las fuerzas básicas

Existe un proyecto a mediano plazo. Como ya dijimos, José Cardozo inicia el torneo acostado en la guillotina. Podemos considerarlo como una nueva puñalada en la espalda; pero hay un contraste interesante.

La adquisición de Marcelo Leaño para trabajar en fuerzas básicas y la adición de Alberto Coyote (recién campeón Sub-20 con Chivas) en el equipo técnico de José Cardozo son dos claros movimientos en aras de cristalizar un modelo que pueda amalgamar mucho mejor el trabajo de fuerzas básicas con el primer equipo.

Aun si José Cardozo no diera los resultados esperados en la jornada cuatro, la llegada de Marcelo Leaño no significaría un nuevo inicio sino la continuación del mismo proyecto.

La ausencia de Jorge Vergara

El punto a favor más provechoso para Chivas es la ausencia de Jorge Vergara. ¿Ya olvidamos los años que pasamos pidiendo que dejara de tomar decisiones deportivas en el equipo?

¿No era él uno de los principales responsables de la debacle de Chivas antes de la llegada de Almeyda; no prometía una y otra vez que delegaría decisiones deportivas y nunca lo hizo?

¿Acaso no fue su pésimo manejo lo que llevó a Matías Almeyda a tomar las riendas totales del equipo? Son incongruentes aquellas voces que piden su regreso cuanto antes. Mientras más lejos esté Jorge Vergara de la institución, mucho mejor para Chivas.

Con todos estos ingredientes se puede oler que Chivas ha iniciado una era donde Matías Almeyda ha quedado finalmente atrás. Cardozo tiene una plantilla hecha a su medida y la clara consigna de obtener resultados inmediatos bajo la amenaza de que se irá si en la jornada 5 si acumula tres derrotas.

Pero eso no se asegura resultados, la pobre plantilla y el enorme poder de los otros equipos en el torneo nos hacen pensar que Chivas todavía no está para ser campeón.