Vaya momento para ser americanista, a los aficionados azulcremas les sobran razones para celebrar, son los actuales campeones de liga, poseen un plantel envidiable con un técnico que pasará a la historia del club, y por si fuera poco, acaban de asegurar su estancia en la Final de Copa, torneo que, dicho sea de paso, se les ha negado desde los años 70. Las águilas vuelan muy alto y aspiran a hacer historia ganándolo todo.

Pero, ¿será para tanto el nivel del equipo de Herrera? Veamos.

Cualidades

Aún recuerdo, en la Liguilla pasada, como muchos analistas criticaban a este equipo por ser poco espectacular a pesar de tener un plantel de lujo, haciendo hincapié en que la ofensiva azulcrema había perdido protagonismo y eran sus defensores quienes terminaban por marcar los goles importantes. Hoy, casi cuatro meses después y con una copa más en las vitrinas americanistas, queda bastante claro que la parte más fuerte de este equipo es la contundencia, ya sea aprovechando los errores rivales, o siendo letales en el juego aéreo, este equipo sabe perfectamente a lo que juega y se nota.

El futbol moderno cambia en cuestión de meses, atrás ha quedado ese estilo de la Selección de España o del Barcelona en el que se potenciaba la posesión de la pelota, hoy todo se ha transformado para darle salida a la practicidad y a la efectividad, y eso Herrera lo ha sabido aplicar en América, conjunto al que le da lo mismo dormirse durante varios lapsos del partido, ya que saben que tienen la capacidad, casi quirúrgica, de hacerle mucho daño al rival.

Debilidades

Ojo, tampoco todo es miel sobre hojuelas, de hecho, basta con recordar que solo hace unas semanas estaban pasándola mal, incluso abandonando puestos de Liguilla en aquel fatídico choque ante Necaxa en el Azteca. El equipo ha mostrado ciertas carencias defensivas, y aunque ante Tigres lució sólido, las dudas están ahí y se vieron por momentos ante Tijuana en Copa, que con muy poco logró sacar uno que otro susto. Si América aspira a ganarlo todo, esta es la asignatura pendiente.

Otro punto que les ha afectado mucho es el aspecto físico, ya que en lo que va del Clausura 2019, El Piojo no ha podido contar con plantel completo, incluso, recordemos que el momento más álgido coincidió con la enorme cantidad de bajas y la nula llegada de refuerzos, situación que se ha ido resolviendo poco a poco, pero que no se debe descartar de cara al cierre del campeonato.

¿Campeón de Copa, de Liga o ambas?

Desde que se implementaron los torneos cortos, solo dos conjuntos han logrado el Bicampeonato, Pumas y León; por su parte, desde que regresó la Copa, solo Chivas ha podido conseguir el doblete. ¿Tendrá América la capacidad de conseguir ambas hazañas?

Para empezar, veamos el panorama en Copa, torneo en el cual ha lucido como el mejor plantel, echando mano de la talentosa camada juvenil que poseen y dándole la seriedad necesaria usando jugadores titulares de peso, con el objetivo de romper la maldición de 45 años sin levantar el trofeo. Independientemente del rival que le pueda tocar (Pumas o Juárez), las águilas viven, a mi parecer, un mejor momento que incluso cuando levantaron la Liga en diciembre, por lo mismo ya será muy complicado que se les escape la final de la próxima semana.

Ahora bien, en la Liga es otro cantar, evidentemente no son el mejor equipo del torneo, tomando en cuenta el momento que vive el líder León, además de cara a Liguilla, los equipos del norte tienen un potencial mayor, incluso Tigres, que lució como un “gatito” en el Azteca, seguramente presentará una versión infinitamente superior. También falta ver, cómo ya dije, el estado físico en el que llegue el plantel cuando llegue “la Fiesta Grande”.

En lo personal, veo muchos factores en contra como para pensar en un Bicampeonato de Liga, rivales con mejor capacidad ofensiva, una defensa no tan confiable y el tema físico me parece que le impedirán a los azulcremas levantar la Liga nuevamente; eso sí, no me sorprendería verlos en otra final si el calendario se pone benevolente.