Conclusión

Rafa Benítez tiene todo en contra para que su proyecto triunfe, una plantilla que no responde, claro está el asunto de las lesiones que no le ha dejado trabajar, un Presidente arrinconado por la presión mediática y social, además de muy poco crédito ganado en los recientes meses, al no conseguir que el equipo luzca medianamente bien más de dos partidos en lo que llevamos de torneo, por lo cual, sus días están contados, aunque debemos esperar a que un acontecimiento demasiado grave pase en «la casa blanca», algo parecido a una eliminación de Champions League u otra goleada frente a un rival de peso en la Liga BBVA, por lo tanto considero que Benítez culminará el año en el banquillo merengue mas no terminará la temporada ahí.