No hay más, otra noche desastroza de Champions League en el “Teatro de las Pesadillas”, el Manchester United volvió a mostrar su peor rostro y terminó siendo superado por un equipo que realmente sabía lo que estaba disputando. En palabras del propio Mourinho, esto no es nada nuevo para los Red Devils, que poco a poco se acostumbran a ver cómo pierde mística su estadio y sus presentaciones europeas.

Con la eliminación en Champions y la Premier League perdida, el fracaso se ha consumado, incluso aún ganado la mítica FA Cup, así que podemos ir sacando el bisturí para hacerle la autopsia a este cadáver. ¿A qué se debió el fracaso?

Fichajes Estrellados

Y no me refiero sólo a este año, en general, la gestión de Mourinho se traducido en fichajes poco efectivos, desde el escandalazo con Paul Pogba; el peor negocio en la historia del United, pasando por Eric Baily y Lindelof, que si bien el sueco no es mal jugador, la verdad lo hemos visto más tiempo alejado del campo.

En cuanto a labores ofensivas, se trajo con bombo y platillo a Romelu Lukaku, delantero ya probado en la Premier League y que llegaba a tomar el lugar de un Zlatan roto que no prometía quedarse el resto de la campaña, al final, ni Lukaku se consolidó y pudo mantener el arranque prometedor, y ni Zlatan logró regresar de su lesión; de Alexis Sánchez ya mejor ni digo nada, porque literal, no he visto NADA de su parte.

De pronto, el único que podemos rescatar, y desde el inicio se veía como EL FICHAJE, es Matic, que ha sostenido -en la medida de lo posible- su nivel con respecto a lo que mostró en Chelsea, pero cuando el que más brillas es tu medio escudo pues…

Mou se pasa de Mou

El otro 50 % hay que atribuírselo al luso. En lo personal, siempre he sido fan de Mourinho, pero yo me quedé en que el portugués aplicaba un estilo práctico, ordenado, y con ideas MUY claras de cuándo atacar y presionar, y cuándo ser ordenado; asfixiar al rival. A final de cuentas, así fue como terminó con el teatro de Guardiola en el Barcelona.

La cosa es que hoy ya no lo veo así, me topo con un Mourinho deprimido, un poco harto del entorno, y no lo culpo, la pérdida de su padre parece que de verdad le afectó, pero todo este momento oscuro del Técnico está trasladándose a la cancha, porque este United lo último que sabe es a qué juega, practica un futbol confuso y “descafeinado”, que parece no saber cuál es el momento “bisagra” para apretar y hacer daño al rival, en pocas palabras, sí se ve la mano de Mourinho, pero para mal.

¿Futuro?

Hace unas semanas se confirmó que Jose Mourinho había renovado contrato, pero, ¿a caso lo sucedido este martes no alterará los términos?

En lo personal, siento que esta relación no es benéfica para nadie, ni Mourinho está a gusto, ya no digo con el equipo, ya no está a gusto dirigiendo, ni el proyecto parece tener rumbo, y peor cuando volteas a ver al vecino que literal está robando la liga.

Es momento de que Jose agarre sus cosas, se vaya a un retiro a alguna isla y se eche un par de añitos replanteando conceptos y ordenando sus ideas, ya que sigo pensando que es uno de los mejores DT’s de los últimos tiempos y que regresará pronto a romperla, ahh, y de paso, que deje de perjudicar a este club que lleva ya tantos años añorando volver a ser protagonista.