Real Madrid es un equipo que históricamente está acostumbrado a tener una de las mejores plantillas (la mayoría de las veces la mejor) de jugadores de todo el mundo. Un equipo como este debe tener permanentemente jugadores top en cada una de sus líneas y en este momento, pese al mal momento del equipo, lo cumple en todas las zonas del campo, en todas, menos la posición del centro delantero, posición que desde hace varios meses, incluso años, ha quedado a deber.

El equipo blanco, al margen del bache en el que se ha metido, cuenta con una defensa sólida comandada por Sergio Ramos, con un medio campo consistente, siendo Luka Modric uno de los mejores del mundo en su posición, sin embargo, el ataque de Real Madrid no da muchas certezas, empezando porque el peso de la famosa BBC recae totalmente en Ronaldo, lo cual me hace preguntarme si los nombres que acompañan al portugués deben seguir ahí, específicamente el delantero francés 1Karim Benzema, que acaba de cumplir 30 años; sí, 30 años, aunque juega al ritmo de alguien de 36.

Sus números no son buenos.

Quiero aclarar que cualquier crítica hacia Benzema no se basa en los últimos partidos o en el vergonzoso presente ya que tanto en liga como en Champions, o por la pena ajena que por momentos nos hizo sentir en el “mundialito de clubes”. Cualquier crítica hacia el futbolista está fundamentada en su bajo rendimiento desplegado desde hace ya un par de temporadas por lo menos.

Como mencioné, Benzema cumplió 30 años y es apenas de los pocos futbolistas del equipo que superan la treintena, lo cual evidencia la juventud de la plantilla y el dinamismo que necesita. Lamentablemente para Karim, a esta edad ya no se encuentra en plenitud, parece que con los 30 también llegó la debacle de su carrera en el futbol de elite.

Hoy más que nunca es cuestionado su rol con los merengues, su productividad de la campaña 2017-2018 es de cinco goles en total, incluso Bale (que está lejos de rendir) y Mayoral (que hasta hace unos meses sólo lo conocían en su casa) le superan en promedio de efectividad.

De hecho, a esta altura del torneo, los números de Benzema en cuanto a goles son los peores en todo su paso con el Real Madrid, siendo su mejor temporada en 2015 (hace mucho) con 14 goles; incluso cuando era suplente de Higuaín tenía más goles anotados.

Está bien, algunos creen que no sólo por los goles anotados se le debe criticar (al cabo que los goles ni son importantes en el centro delantero, ajá), pero es que en la creación de juego tampoco ha ayudado demasiado a sus compañeros al ataque. A Benzema sólo se le podría justificar medianamente su falta de gol si cumpliera con otras características como asociarse de buena forma con sus compañeros o dar balones de gol al resto de los atacantes, pero el francés ha servido 106 asistencias en 384 partidos, lo que se traduce como un pase de gol cada 3.6 partidos.

Es culpa de Zidane

Los anteriores números son de la presente campaña, sin embargo, los números de las últimas temporadas tampoco son buenos. Cualquiera pensaría que en un equipo como este siempre debería haber competencia interna y quien tenga un bajón en su nivel de juego debería ir a la banca, salvo que te llames Cristiano Ronaldo, por supuesto.

Me parece increíble que el francés se haya mantenido como titular todo este tiempo, en especial cuando en el banquillo estaban jugadores como Morata o Isco; en especial el tema de Morata es el que menos entiendo, en él tenían a un futbolista español, de cantera, joven y mucho más completo que Karim; pero Zidane se empeñaba en respetar su titularidad.

La única respuesta a la titularidad indiscutible de Benzema es la exagerada lealtad del entrenador para con su jugador. A Zidane le puedo criticar pocas cosas, en su corta carrera ha ganado más de lo que muchos técnicos de renombre ganarán, pero algo que sí debe señalarse es la ciega e infundamentada confianza que ha depositado en su actual centro delantero.

Conclusión

Karim Benzema, a sus 30 años, parece no haber un mejor momento para venderlo y sacarle provecho mientras es de interés para algunos equipos importantes en las ligas europeas, más adelante podría valer mucho menos de lo que Real Madrid espera.

Es verdad que no todo lo malo que ha pasado con el Madrid en los últimos meses es culpa de Karim, pero en momentos muy puntuales se evidencia que el equipo debe plantear su futuro sin este jugador y reforzarse con un delantero de elite como Lewandowski o pasar un bochorno mundial y pedirle perdón a Morata por desaprovecharlo cuando estaba entrando en su plenitud física y futbolística.