Será difícil para Julen Lopetegui siquiera dar los resultados que dio Zinedine Zidane al mando de los merengues; y más porque tres Champions, sea como sea que las haya conseguido (doble eliminatoria polémica contra Bayern München), son una meta muy difícil, ni Mourinho o el mismo Guardiola tienen los trofeos que cosecha el galo en la máxima competición europea de clubes y con la cual logró rescatar su última temporada que estaba siendo de pesadilla tras la gran distancia que sacó en puntos el Barcelona en la Liga, aunque este último se quedó envidiando al final la Orejona de los merengues.

Sin embargo, al exdirector técnico de la “Furia Roja” se le pide, al menos, algo en lo que el equipo blanco ha fallado en los últimos años, es decir, la Liga, en la que en palmarés se le ha acercado el equipo azulgrana a ocho títulos (25 del Barcelona por 33 del Real Madrid).

El panorama no lucía sencillo, pues tras la pretemporada, el equipo regresó para ser goleado por su rival de la capital, Atlético de Madrid, por marcador de 2-4 en la Supercopa de Europa, careciendo de reacción y definición, sin embargo, el inicio de la Liga era prometedor tras conseguir tres triunfos consecutivos con diez goles a favor y un empate con el Athletic Club no parecía nublar el camino merengue, seguido de una victoria contundente en Champions por tres goles a cero ante AS Roma para iniciar la defensa del tricampeonato y un último gol de Asensio y del Madrid para darle la victoria ante el quinto de la tabla, el RCD Espanyol, catalán.

Desde entonces, el equipo de Lopetegui ha demostrado que aún extraña a Cristiano Ronaldo, pues sus goles solían rescatar el resultado del equipo merengue ante escenarios difíciles.

Hoy, esas anotaciones se extrañan, pues aunque Mariano parecía buen sinodal para que Benzema tuviera un rol protagónico en la delantera, el francés se ha venido apagando en las últimas jornadas y de nada ayuda que Gareth Bale se lesione a cada instante, ya que se suponía que junto con Modrić serían las referencias máximas del equipo, pero como la temporada pasada, el equipo ha dejado ir puntos con el líder Sevilla (derrota, 3-0), el tercer lugar, Atlético de Madrid (0-0, en el Bernabéu), pero lo que más ha dolido de esta mini crisis es haber perdido en Champions 1-0 ante un CSKA Moskva que no es para nada un rival de jerarquía y peor aún, perder de último minuto ante Alavés (sexto).

¿Qué tiene que hacer el Madrid para salir de la crisis?

CLAVES DE LA CRISIS

Para empezar tenemos que detectar los puntos débiles de este Madrid en los últimos cuatro partidos, y uno de ellos indudablemente es la falta de gol, pues en este rubro sólo Benzema figura en la Liga, con cuatro tantos.

Por otro lado, el mejor lateral izquierdo del mundo en cuanto a aportación ofensiva, Marcelo, salió lesionado en la derrota ante Sevilla, cabe mencionar que gran parte del ataque madridista es generado por las bandas y con la ausencia del brasileño el juego de los merengues se dificulta.

Además, las carencias defensivas tanto del lesionado brasileño, como de Varane y Ramos, la nula capacidad de Casemiro en la recuperación y un error grave de Courtois, acentuaron la caída ante Sevilla, en la que hasta Bale se vistió de héroe en la defensa.

Ante Atlético de Madrid, Ceballos fue la solución para poblar más el mediocampo tras un primer tiempo desastroso, en el que mereció irse con tres goles encajados tras la presión rojiblanca y un penal no marcado por mano de Casemiro, el sacrificado, otra vez por lesión, Bale. Un partido en donde Courtois fue el héroe y en el que Real Madrid terminó tocando la puerta rojiblanca con la entrada de Ceballos y el debutante Vinicius Jr, quien con garra se ganó el aplauso.

Frente al CSKA Moskva con Navas en la porteria y sin los lesionados Marcelo, Bale y el operado por apendicitis, Isco; más el descanso dado a Ramos y la suplencia de Modrić, el Madrid sufrió la mala entrega a la defensa de Kroos y el mal rendimiento de Varane en los primeros dos minutos, eso más los travesaños de Casemiro y Benzema que ni la entrada de Modrić y Mariano lograron solucionar ante un equipo ruso desesperado, que al final se llevaría la victoria en la Champions League: la derrota más dolorosa.

Finalmente, aunque ante Alavés recuperó un poco el orden defensivo, la falta de claridad ante el arco rival mantuvo frustrada a la ofensiva madridista. Asensio fue baja por una muela del juicio.

SOLUCIÓN

Primero, la defensa se ha visto muy lenta y hacen falta hombres de renombre que presionen la titularidad de un Ramos que se dedica a contestar fuera de la cancha y no responder dentro de ella o Varane que sigue con la cruda de la Copa Mundo ganada. También, Real Madrid tiene que recuperar a sus laterales y ponerlos en forma para que aporten a la ofensiva.

En media cancha, Modrić no puede con todo, y tanto Kroos como Casemiro deberán recuperar el nivel y más el brasileño, quien es el encargado de la recuperación del balón y en la cual ha fallado. Y sin duda, tendrá que recuperar a Isco para que el tridente de la delantera se vea amenazado con un planteamiento 4-4-2 con la inclusión del “maguito” ex-Málaga.

Benzema o se aplica en la delantera o tendrá que ceder su lugar a Mariano, que no es el centro delantero que necesitaba el Madrid (Cavani, Lewandowski, Icardi, Kane, Salah eran más candidatos) y tendrán que armar y ejecutar un buen plan para que Bale no sea el jugador de cristal que sólo reacciona al final de temporada como el resto del equipo. Mientras que Asensio, deberá quitarse el peso de sustituir a Cristiano y forjar su propia historia, inspirándose y siendo la pieza diferente en la delantera.

CONCLUSIÓN

Real Madrid deberá ajustar sus problemas defensivos y asimismo de recuperación de balón, además de pulir su delantera para tratar de parchar un poco el hueco que ha dejado la ausencia de Cristiano Ronaldo y si el planteamiento ofensivo de Lopetegui, en donde se procura la tenencia del balón no funciona, deberá renunciar a él y apoyarse en la velocidad de Bale y la creatividad de Isco y Asensio para buscar contraatacar al rival, fórmula que le ha funcionado por muchos años al Real Madrid.

Finalmente, no se debe exagerar pero sí ver hacia el futuro, pues, si bien, el Madrid no tiene gol, en la Champions está en un grupo muy accesible y en la Liga está sólo dos puntos por debajo del líder Sevilla y uno debajo del Atlético de Madrid y Barcelona, equipo al cual enfrentará en el Camp Nou después de los compromisos ante Levante y Viktoria Plzen (Champions League), por lo que la fecha FIFA servirá para que Lopetegui se replantee muchas cosas si es que quiere seguir en el equipo merengue y repuntar en ambos torneos, pues un equipo grande tiene que luchar tanto por Liga y Champions League.