Cada cuatro años, la fecha FIFA de marzo se vuelve el detonante de la fiebre Mundialista, ya que muchas selecciones aprovechan para presentar su nueva piel e ir preparando las armas para lo que será el verano.

En plena fiebre de partidos internacionales, me gustaría centrar mi atención en la campeona de Europa, Portugal, que con un Cristiano Ronaldo a tope, busca seguir haciendo historia.

A casi dos años de la Euro, ¿habrá evolucionado el cuadro portugués?

Dirección Técnica

La verdad, no sé cómo le hicieron para convencer a Fernando Santos de mantenerse en el cargo, la verdad tiene más que perder, ya que el final del cuento de hadas era perfecto para que se marchara como Campeón de Europa, el éxito más grande en la historia del fútbol portugués, aún así, decidió seguir el proceso y ahora tiene la embajada de conducir al equipo hasta Rusia 2018.

El camino fue agónico, y por momentos se sintió un riesgo real de no poder clasificar directo, pero al final, lo logró y tiene al equipo, si bien no jugando espectacular -no lo ha hecho- pero sí siendo funcional.

Mentalidad

Este es el aspecto que más me preocupa, ya que no sé qué esperar de este equipo, que tradicionalmente se sabotea en los momentos importantes, digo, es la tradición lusitana.

Lo visto en la Eurocopa fue algo atípico, un conjunto sólido, comprometido y que no se inmutaba ante nada ni nadie, de hecho, hasta sentí que estaba viendo otra selección, un tanto fría y aguerrida, potenciando el orden por encima del talento y lo vistoso. La pregunta es, ¿aquello fue sólo el momento o se mantiene dicha postura?

Cristiano + 10

Esta es la frase favorita de todos, Portugal es Cristiano y unos cuates, y pues le duela a quien le duela es así, no es muy diferente a lo que pasa con Gales y Bale, o lo que sucedió mucho tiempo con Zlatan y Suecia. Lo anterior se vuelve más evidente cuando Cristiano está jugando a un nivel superior como sucede ahora, lo cual hace que sus compañeros luzcan varios escalones abajo.

De pronto, el único socio fuerte es Ricardo Quaresma, pero Fernando Santos sigue conservándolo en el banquillo cuando debería ser titular indiscutible, ojalá que los partidos de preparación terminen por dejarle claro esto.

¿Se vale soñar?

Hay que ser sinceros, lo que vimos en la Euro pasada fue una de esos accidentes que regala el futbol, en este caso, lo siento como una revancha que el mismo deporte le da a una Selección que vivió una trágica derrota en 2004, lo cual, significa que no volverá a suceder y mucho menos en una Copa del Mundo.

Esta Portugal tiene al jugador más enrrachado del momento, pero aún así, falta mucho para el verano y no creo que CR7 llegue tan a tope como para arrastrar a su Selección a hacer historia.

Esta Portugal ha vuelto a antiguos vicios, y no veo cómo puedan replicar lo hecho en la Euro pasada.