“La camiseta del Real Madrid es blanca. Se puede manchar de barro, sudor y hasta sangre, pero jamás de vergüenza”, llegó a afirmar en su momento Santiago Bernabéu, histórico presidente del conjunto blanco.

Y sus palabras parecen calar en la actualidad, tras haberse consumado una vergonzosa eliminación en cuartos de final de la Copa del Rey a manos del modesto Leganés. “Con el máximo respeto al rival que hoy tuvimos enfrente, para nosotros es un fracaso caer eliminados en esta ronda de la Copa”, aceptó un visiblemente tocado Sergio Ramos.

Con la copa descartada, una eliminatoria dura ante el PSG en Champions y posicionado a 19 puntos del líder en la liga, parece que este mal año del Madrid puede pasar factura para la próxima campaña, si es que no se consigue al menos la cuarta plaza en el campeonato doméstico.

Así es, algo que se parecería completamente inverosímil a principio de la temporada actualmente es un riesgo latente: quedar fuera de la próxima Champions League. ¿Puede ser esto posible? Analicemos la situación.

Cuarto lugar

El Real Madrid se ubica en estos momentos en la cuarta posición de La Liga, a 19 puntos del líder Barcelona, a 8 puntos del Atleti y a 5 puntos del Valencia (eso sí, con un partido menos que todos ellos).

Por si la situación no fuera lo suficientemente apremiante, los merengues tienen al Villarreal a un punto de distancia en la quinta posición, y al Sevilla a tres puntos. Es decir, un par de descuidos en las siguientes jornadas y el máximo ganador de la liga española se vería desplazado hasta la sexta posición.

Hay que recordar que La Liga tiene cuatro plazas para disputar la Champions Legue: los tres primeros lugares califican directamente a la fase de grupos, mientras el cuarto lugar tiene que eliminarse en una ronda previa.

Si la liga terminara en estos momentos, el Madrid tendría que jugar una eliminatoria a ida y vuelta para poder disputar la próxima Champions.

Panorama

Con 20 partidos disputados (19 para el cuadro blanco), a La Liga aún le queda bastante cuerda -18 partidos-, por lo que luce bastante complicado que en todos esos encuentros el equipo de Zidane no levante.

El resto del calendario liguero para los merengues incluye principalmente duelos ante equipos de menor categoría, y, en teoría, solamente presenta cinco cruces donde pueden perder puntos: contra el Valencia (27 enero), Atlético de Madrid (7 abril), Sevilla (21 abril), Barcelona (5 mayo) y Villarreal (19 mayo).

Sin embargo, esta temporada ha sido una pesadilla hasta el momento en liga, por lo que asegurar que el equipo elevará su desempeño de un día para otro será más que complicado.

Muestra de ello es que el equipo de Zizou va en camino de completar su peor campaña como local de los últimos años. De las seis derrotas que acumula el Real Madrid esta temporada, tres de ellas se han producido jugando en casa (0-1 vs Betis, 0-3 vs Barcelona y 0-1 vs Villarreal). El peor registro en el Bernabéu data de la temporada 2008-09, cuando el equipo blanco fue derrotado en cinco ocasiones como local: 0-2 vs Juventus, 3-4 vs Sevilla, 0-1 vs Liverpool, 2-6 vs Barcelona y 1-3 vs Mallorca.

¿Próxima Champions en duda?

Aunque los números y datos anteriores pronostiquen el peor escenario posible, además de la ausencia de refuerzos en este mercado invernal (a petición expresa y reiterada de Zidane) y la baja de juego de por lo menos un 80% del plantel, la realidad es que el Madrid se encuentra en una crisis de la que puede salir en cuanto quiera hacerlo.

La capacidad de Zizou como estratega está puesta en duda ahora más que nunca, cierto, pero no olvidemos que los grandes triunfos obtenidos en el último par de años fueron obra de este mismo plantel.

El Madrid no ganará la copa este año, eso es un hecho. Ganar la liga luce bastante difícil, salvo por un inesperado bajón del Barcelona. Enfrentar al PSG estando en su peor momento anímico y futbolístico hace que ganar la Champions luzca complicado. Pero asegurar colocarse entre los cuatro primeros lugares de la liga española es un objetivo más que viable.

Ha sido una temporada desastrosa hasta ahora, sin embargo, el Madrid aún tiene tiempo de enmendar el camino. Plantel tiene, talento le sobra, solo hace falta que vuelvan a jugar como saben y se centren completamente en los partidos que le quedan y no dudo que lo logren.

Ya vendrán los cambios que hacen falta, pero por ahora es momento de sacar el carácter y tener más que nunca presentes las palabras de Santiago Bernabéu: “La camiseta del Real Madrid jamás se mancha de vergüenza”.