Leicester en llamas

Poco a poco hemos visto cómo se le ha ido cayendo el equipo a Claudio Ranieri, llegando a un punto de desesperación en el cual, el técnico italiano, ya no sabe ni cómo hacer recapacitar a una plantilla que hace un año todo les salía. La situación, en el ámbito local, ya está en estado de alerta, a un escalón de la zona de descenso y con la reciente eliminación en FA Cup a manos de un equipo de Tercera División como el Millwall, lo cual, provoca que los ingleses viajen a España con la moral aún más abajo a pesar de que no vieron acción muchos titulares. Ahora que si ponemos en una canasta aparte lo hecho en Europa, los foxes llegan a la ronda de Octavos haciendo historia, cerrando una primera fase casi perfecta y adueñándose del liderato del grupo, por lo mismo, tienen la «ventaja» de cerrar en casa, aunque no se de qué les podría servir si salen vapuleados en la ida por las características del rival que enfrentan.

El posible victimario de los ingleses, es dinamita pura, bajo el mando de Sampaoli, los sevillanos no se quedan con medias tintas, o le pasan por encima a sus rivales o reciben mucho daño, ya que los equipos del argentino no se caracterizan por tener mucho equilibrio, pero al toparse a un rival sin alma y con la cantidad de problemas que acarrea, veo muy difícil que les hagan juego, es más, aquellos símbolos como: Mahrez, Vardy o Drinkwater, que serían los hombres de cuidado, están muy por debajo de lo visto, ya no la campaña pasado, sino al arranque de esta misma Champions, así que están todos los ingredientes para que veamos una vapuleada que defina la serie desde la ida.