El Bayer mal y de malas

Una campaña para el olvido la que ha tenido el cuadro alemán y casualmente, termina siendo en la que clasifican a la ronda eliminatoria de la Champions, cuando en otras campañas habían desarrollado mejor fútbol que el que les hemos visto en los últimos meses. Malos resultados, escasez ofensiva, la cabeza del técnico en la cuerda floja cada semana y peor, hasta problemas extracancha como el de Hakan Calhanoglou, que para quienes no están enterados, ha sido inhabilitado por la FIFA al romper un contrato en el 2011, por lo tanto, los alemanes pierden a una de sus principales figuras y uno de los socios de Javier Hernández en la ofensiva. Hablando del mexicano, su estado anímico parece mejorar semana a semana, así que esta es un de las pocas buenas noticias que tiene el Leverkusen de cara a su serie ante el Subcampeón continental.

Hablando de los españoles, si bien han tenido altibajos, el quedarse eliminados en una etapa tan temprana como esta no es opción y menos, sabiendo la experiencia que tiene Diego disputando eliminatorias de ida y vuelta, que si bien no son espectaculares, sí terriblemente efectivas, así que no dudemos en ver un juego entrecortado con el colmillo de este equipo y su férrea línea defensiva, para culminar con un gol de visitante que les dé ventaja para cerrar el deal en el Calderón.

La realidad es que ni el mejor Bayer Leverkusen de otras temporadas podría tener oportunidad de salir vivo de esta eliminatoria, ya los hemos visto chocar con anterioridad y este equipo siempre termina quedando un par de escalones abajo y hoy no es la excepción. El cuadro de Roger Schmidt depende en demasía de lo que haga Javier Hernández, así que nulificando al mexicano el equipo será inofensivo, además, como dije, la baja de Calhanoglou es irreemplazable, por mucho que el joven Havertz venga bien, es fantasioso pensar que un juvenil de 17 años tendrá los arrestos para echarse el equipo al hombro durante un juego de Champions.